•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es fundamental que cualquier ciudadano tenga un mínimo de conocimientos acerca de conceptos básicos de primeros auxilios, ya que la mayoría de accidentes ocurren inesperadamente y su resolución depende de lo que ocurra en los primeros minutos, hasta la llegada de un profesional, particularmente en lo relativo a lesiones que afectan las funciones vitales, como problemas respiratorios y cardiocirculatorios.

Asumir la responsabilidad de adquirir conocimientos de primeros auxilios, también es una manera de promover una cultura de prevención que ayuda a la población a estar más protegida, ya que las técnicas de socorro en los primeros momentos de una emergencia son vitales.

La doctora Zoraya Sequeira, especialista en Medicina de Emergencias del Hospital Vivian Pellas (HVP), ofrece algunas herramientas que pueden guiar a las personas a enfrentar una emergencia, mientras llega ayuda médica profesional.

Signos vitales y frecuencia cardíaca

“Lo primero que se debe hacer es conservar la calma y llamar por ayuda médica. Mientras llega una ambulancia o el paciente es trasladado en un vehículo particular hacia el centro de salud más cercano, se pueden realizar algunas acciones oportunas que ayuden a la persona a mantenerse estable hasta que reciba atención profesional”, explica la emergencióloga.

La especialista del HVP señala que hay muchas formas de tomar el pulso para calcular la frecuencia cardíaca sin la ayuda de ningún aparato electrónico. “Para esto hay que colocar los dedos índice y medio (nunca el pulgar) en el cuello o en la muñeca, hasta que se sienta el latido. Hay que tener un reloj a mano que tenga segundero para tomar la frecuencia de los latidos por espacio de 1 minuto o por 15 segundos y multiplicar por 4”, dice la doctora Sequeira.

¿Cómo se hace la respiración de salvamento? 

La emergencióloga indica que la respiración de salvamento se necesita si una persona tiene un colapso y deja de respirar en casos ahogo, sobredosis o envenenamiento, intoxicación con monóxido de carbono o ataque grave de asma.

“Al respirar en los pulmones de otra persona (respiración de salvamento), usted puede suministrar suficiente oxígeno para salvarle la vida. Actúe rápidamente, ya que en solo 3 minutos sin oxígeno puede haber daño en el cerebro. Mantenga la cabeza inclinada hacia atrás y la barbilla hacia abajo. Tape la nariz de la víctima con su dedo pulgar y su dedo índice. Abra su boca y cubra con sus labios la boca abierta de la víctima. Tome aire y respire dentro de la boca de la víctima por 1 segundo. Observe si el pecho se eleva. Si no se elevó, hay que dar otra respiración de salvamento” explica. 

¿Cómo se hace un RCP?

La Reanimación Cardiopulmonar (RCP) es un procedimiento de salvamento que se realiza cuando la respiración o los latidos cardíacos de alguien han cesado, por lo que la personas que va a dar primeros auxilios debe conservar la calma.

“Primero pegunte a la víctima si se encuentra bien, pida ayuda, verifique si respira o no y si no respira hay que dar respiración de salvamento, verifique el pulso y si la víctima está inconsciente, no tiene respiración y no tiene pulso, hay que iniciar inmediatamente el RCP”, aconseja la doctora Sequeira.

“Para hacer RCP hay que colocar el talón de la mano en el tercio inferior del esternón y la otra mano sobre esta entrelazando los dedos, las compresiones deben ser fuertes y rápidas. 100 a 120 por minuto. Una relación de 30:2 (30 compresiones y 2 ventilaciones). Debe continuar así, hasta que el paciente recupere pulso o llegue ayuda y el paciente sea llevado a una unidad de asistencia médica”, agrega.

La doctora Sequeira sugirió tomar los cursos de RCP y Respiración de Salvamento que es impartido por especialistas en el Hospital Vivian Pellas. En esta institución es obligatorio para todo su personal clínico y administrativo, recibir entrenamiento en estas técnicas de primeros auxilios.

¿Cómo dar primeros auxilios a un herido?

Conservar la calma, dice la doctora Sequeira, es clave en toda atención de primeros auxilios y la persona que la hace, debe primero hacer una rápida evaluación de la parte del cuerpo que el paciente tiene lesionado, usando guantes si se tienen a mano. Aconseja retirar la ropa que el paciente tenga sobre las heridas abiertas o en las cerradas, en las cuales la hemorragia se acumula debajo de la piel, en cavidades o vísceras.

“Por favor no aplicar café, tierra o cualquier otra sustancia sobre las heridas sangrantes, para evitar infecciones. Lo que se tiene que hacer es buscar una toalla o una tela disponible y hacer presión sobre la herida por 5 a 10 minutos, para detener el sangrado y no retirar hasta que el paciente sea llevado a una unidad asistencial de salud. Si el paño que ha colocado se humedece de sangre, no lo retirare, más bien hay que colocar otro sobre este y seguir ejerciendo presión, para no deshacer el coágulo que se empieza a formar”, indica la especialista del HVP.

“Si no da resultado, hay que ejercer presión indirecta en una zona entre la herida y el corazón, por ejemplo, si el sangrado está en una mano, puede presionarse en el sitio de localización del pulso braquial, para evitar el paso de sangre hacia la herida que condiciona la hemorragia, evitando así que se pierda. Si no da resultado, eleve la parte afectada por arriba del nivel del corazón para que por gravedad vaya disminuyendo la hemorragia”, indica.

En última instancia, dice la doctora Sequeira, hay que colocar hielo envuelto en un trapo o bolsa limpia alrededor de la zona afectada para cohibir la hemorragia (crioterapia), pero siempre aplicando un vendaje compresivo moderado. Si las heridas son pequeñas, puede lavarse con solución salina normal o agua y jabón de heridas. Siempre es necesario trasladar a los pacientes a una unidad asistencial para ser evaluados.

¿Cómo tratar una quebradura mientras un médico se hace cargo? 

Las fracturas son lesiones que por sí solas no comprometen la vida, pero que si no se cuidan de la manera adecuada pueden empeorar y pueden causar inclusive la muerte del paciente, si estas van acompañadas de hemorragias arteriales o si comprometen el sistema nervioso. 

“Hay fracturas cerradas, en las cuales el hueso no sale por la piel; y otras abiertas, en donde el hueso sale y rompe la piel produciendo una herida abierta lo cual implica hemorragia visible. En estos casos, no hay que mover al paciente y controlar la hemorragia presionando indirectamente y colocando hielo, además de cubrir la herida con una gasa, apósito o lienzo limpio. No hay que tratar de acomodar el hueso roto, sino que hay que inmovilizar la fractura en la posición en que se encuentra para evitar mayor dolor y agravar la lesión”, explica.

¿Cómo se trata una quemadura?

En primer lugar, dice la doctora Sequeira, hay que tranquilizar al paciente, quitarle la ropa que tenga pegada y no aplicarle ninguna crema, pomadas o ungüentos (que no sea indicada por un médico), sobre la quemadura, como pasta de diente u otros.

“Hay que irrigar con agua limpia abundante para enfriar la quemadura, por suficiente tiempo (15 a 20 minutos). Si se tiene una planta de sábila, corte un brazo de la planta y extraiga la sustancia gelatinosa, aplíquela sobre la región quemada y cúbrala con un paño limpio, déjela ahí por 20 minutos y repita la misma acción. Esto calmará el dolor. Se debe cubrir la quemadura con algún apósito estéril húmedo retirando el exceso de agua y cubrir este apósito con un lienzo limpio y seco. Muchos acostumbran reventar las ampollas que se forman, pero esto no se debe hacer. Si la víctima está consciente hay que hidratarla oralmente y trasladarla lo más rápido a un centro especializado”, manifiesta la doctora Sequeira.

Que elementos esenciales debe tener un botiquín casero

Es importante mantener un equipo de primeros auxilios para diversas situaciones. En la farmacia del Hospital Vivian Pellas se recomienda tener los siguientes productos:

5 pares de guantes descartables
5 rollos de gasa 3 pulgadas
15 apósitos 4x4
1 tijera
15 paletas baja lengua
2 rollos de esparadrapo
2 pañuelos triangulares
Curitas de diferentes tamaños
Alcohol
Jabón líquido antibacterial para heridas
Yodo (Isodine) 
1 paquete de aplicadores
1 tensiómetro
1 estetoscopio
1 termómetro
1 paquete de motas de algodón
1 foco pequeño
1 guía de primeros auxilios
Acetaminofén en tabletas y jarabe 
Suero oral