•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No es un secreto que el jarabe de maíz alto en fructosa (JMAF) puede ser dañino para su salud. Desafortunadamente, tampoco es un secreto que este producto ha sustituido otras formas de azúcar en una gran cantidad de alimentos. Desde finales de los años 80, el JMAF ha reemplazado el azúcar común, la miel y endulzantes similares prácticamente en todo. El consumo prolongado de JMAF es tema de gran debate y estamos aprendiendo que el mismo puede provocar daños a largo plazo en el cuerpo.

Según el Dr. Edward Group, fundador  del Global Healing Center en Houston, Texas, una serie de estudios realizados en las últimas décadas indican que el consumo de JMAF está relacionado con una serie de afecciones a la salud. 

Peligros del jarabe de maíz alto en fructosa

1 Riesgo significativo de aumento de peso y obesidad

Los estudios científicos demuestran que el JMAF provoca un mayor aumento de peso en comparación con otros endulzantes. Uno de los mejores y más recientes estudios es el realizado en la Universidad de Princeton, el cual descubrió que las ratas que fueron alimentadas con JMAF aumentaron su nivel de grasa 300% más rápido que aquellas que recibieron una cantidad igual (o ligeramente mayor) de azúcar derivada de frutas.

2 Mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2

El consumo de jarabe de maíz alto en fructosa a través de los años, puede conducir a un aumento en las probabilidades de desarrollar diabetes. Lo peor de esto es que este padecimiento le puede acompañar toda la vida, en la mayoría de los casos puede ser evitado. El consumo en cantidades excesivas de sodas, bebidas energéticas y comida chatarra puede traer como consecuencia serios problemas de salud.

3 Hipertensión y niveles elevados de colesterol “malo”

La fructosa no solamente hace que su cuerpo engorde, también hace que engorde su corazón. Existe una fuerte relación entre el consumo irresponsable de jarabe de maíz alto en fructosa, los triglicéridos elevados y los niveles de HDL (colesterol malo). Todos estos juntos pueden provocar la acumulación de plaquetas y, con el tiempo, conllevar a padecimientos cardíacos, incluyendo hipertensión e inclusive un ataque al corazón.

4 Daños al hígado a largo plazo

Es un gran peligro que muchas personas ignoran. Como casi todo lo que usted come o bebe, el JMAF es procesado por el hígado, la vesícula y los riñones; y es especialmente dañino para su hígado. Cuando esto se combina con un estilo de vida sedentario puede ocurrir una cicatrización del hígado, lo que reduce considerablemente la habilidad del órgano para procesar las toxinas y con el paso del tiempo, provocar hígado graso, así como conducir a toda una serie de afecciones a la salud.

5 Exposición a mercurio por JMAF

Con mucha frecuencia, este producto viene acompañado de elevados niveles de mercurio. La exposición al mercurio puede traer como resultado un daño irreversible al cerebro y al sistema nervioso. Este detalle es especialmente preocupante con toda la cantidad de productos que lo contienen y que se le dan a los niños.