•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La nutrición entendida como ciencia estudia todos los procesos que ocurren en el organismo, mediante los cuales este utiliza unos compuestos químicamente definidos, que se conocen con el nombre de nutrientes, los cuales recibe el individuo, a través de los alimentos.

Los objetivos directos de la nutrición son tres:

• Satisfacer las necesidades energéticas que el organismo requiere, sin cuyo aporte no es posible llevar a cabo ningún proceso.

• Cubrir las necesidades del  crecimiento como proceso neoformador de estructuras.

• Llevar a cabo todos los procesos que requieren energía o formación y mantenimiento de estructuras, de una manera armónica, lo que se realiza a través de complejos mecanismos de regulación.

Para que los objetivos que la nutrición tiene y se cumplan lo más idealmente posible, el aporte de nutrientes debe hacerse de tal modo que se cumplan determinadas premisas.

Desde el punto de vista de energía, hay que suministrar una cantidad de nutrientes energéticos tal que permita mantener un peso saludable. Esta finalidad debe hacerse no solo teniendo en cuenta el aporte energético, sino a  través de un adecuado grado de actividad física, sin el cual es difícil entender un buen estado nutricional y de salud.

Un nuevo concepto de nutrición ha empezado a tomar forma en la última década. Está basado en el conocimiento de que los alimentos no son simples elementos nutricionales, sino que puedan intervenir, también, en la prevención y promoción de la salud.

Actualmente los hábitos dietéticos de las personas a nivel mundial no se caracterizan por favorecer la diferencia de nutrientes, sino todo lo contrario, por el exceso que va unido a un desequilibrio nutricional. La naturaleza causal de las relaciones entre dieta y enfermedades crónicas se ha deducido tras los análisis de una gran variedad de estudios de laboratorio, clínicos, epidemiológicos y ecológicos.  Sin embargo, la relación es sencilla: mala alimentación es igual a enfermedades.

La importancia de mantener una nutrición sana, equilibrada y sostenible dará como resultado una notoria salud, manteniendo un peso adecuado, reduciendo las enfermedades, el proceso de envejecimiento, aumentando tu rendimiento físico, familiar, laboral.

Incluye una variedad de alimentos a tu dieta, como cereales integrales, verduras, carnes, pescados, grasas saludables, y te prometo que en poco tiempo te sentirás mucho mejor, incluye también actividad física tres veces por semana 45 minutos como mínimo y un buen descanso.