•   Ciudad de México, México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ingesta excesiva de alimentos altos en grasas, el sedentarismo, la obesidad e ingerir poca agua son los principales factores que ocasionan una mala digestión y estreñimiento y, por consecuencia, incentivan la aparición de hemorroides.

Este padecimiento se manifiesta con la aparición de venas dilatadas ubicadas en la región anorectal, explicó hoy en un comunicado el doctor Armando Mendoza Sosa, especialista en cirugía del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Coahuila.

El experto dijo que las hemorroides pueden ser externas -las que el paciente observa y palpa-, que se caracterizan por provocar dolor, o internas, que no se ven, ni causan molestia, pero se detectan con sangrado leve al momento de la evacuación.

Es por ello que consumir comidas ricas en fibra, frutas, cereales, vegetales de hoja verde e ingerir abundante agua, -de dos a tres litros por día-, benefician al sistema digestivo.

En tanto, tener cenas abundantes e inmediatamente después de ellas sentarse o acostarse es un hábito sumamente dañino para el colon, al igual que consumir irritantes en exceso como los picantes, café o alcohol.

Añade que este malestar se presenta en ambos sexos aunque es más frecuente en el femenino, especialmente en embarazadas; pero un tratamiento oportuno y una alimentación equilibrada favorece su desaparición.

Mendoza Sosa señaló que es importante no hacer esfuerzo al momento de defecar, evitar la automedicación con remedios caseros o pomadas que únicamente alivian las molestias pero no tienen efectos curativos y pueden ocultar un posible cáncer de colon o de recto.

Acudir a revisión médica permite descartar o confirmar si se trata de tumor, ya que éste se manifiesta también con sangrado.

El experto recalcó la importancia de fomentar los hábitos sanos en alimentación, la ingesta de líquidos, realizar alguna actividad física y vencer el miedo o la vergüenza de acudir al médico.