•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Diciembre no solo es el mes que cierra el año, sino que se convierte en la temporada de festejos, en la cual a todos o a casi todos, nos invade el espíritu de compartir y celebrar. En los hogares no se cocina solo para los miembros de la familia, sino que muchos preparan porciones para las amistades y vecinos.

Si bien en América Latina las comilonas son la tónica, en Nicaragua no tenemos que esperar ni las despedidas ni Navidad o Año Nuevo para festejar, porque empezamos desde antes con la celebración de la Purísima.

¿A quién no tienta un rico ayote en miel o los nacatamales que reparten en algunos lugares? ¿Y las cajetitas de Masaya? En realidad, todo lo que por tradición se reparte en La Gritería es delicioso y tentador, pero ojo, debemos consumirlo con medida.

La doctora Ana Cristina Gutiérrez, asesora nutricional de Herbalife, en entrevista con El Nuevo Diario precisó que podemos disfrutar de todas las delicias de la temporada, pero cuidando las porciones.

Más allá de lo estético, la doctora recomienda tener cuidado en estas fechas, porque si comemos en exceso podemos llegar a desarrollar enfermedades como gastritis, colitis, problemas serios del sistema digestivo.

“Podemos llegar a despertar enfermedades por el excesivo consumo de grasa, de ahí la importancia de evaluar cómo está mi salud para concederme esos servicios”, comparte.

“La cultura mediterránea consume vino tinto o blanco, lo recomendable es dos tragos en un hombre y uno en la mujer. En nuestras culturas no los consumimos a diario, pero la media ideal es máximo dos tragos siempre y cuando vaya combinado con agua, agua mineral o algún refresco sin calorías”.

Tenemos que empezar a prever qué podemos encontrar y qué no en las cenas,  puede ser que aquí nadie haga una ensalada verde y prefieran la de papa o el relleno, el nacatamal, arroz, pero debemos hacer la diferencia y empezar a agregar algún tipo de verduras al vapor y que haga que mi cuerpo tenga saciedad por el tipo de fibras que me aporta.

Es importante que nunca se llegue a esas cenas con hambre, porque se pierde el control y se come todas las bocas del inicio, puede comer fruta, yogur o algún batido nutricional, no coma de los bocadillos y coma la cena en porciones moderadas.

Es importante cuidar las bebidas, no solo las alcohólicas, sino las gaseosas también. Si tienen muchos eventos en la semana  róbele una cucharadita al de al lado.