• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Para muchos, el secreto del buen vivir está en el buen comer, entendiendo esto último como saciar el paladar con todos los alimentos que nos gustan y que nos resultan agradables, sin considerar si son o no compatibles con una buena salud en general.

En el caso particular del sistema digestivo, es uno de los más afectados con el abuso de las comidas y en esta temporada de celebraciones es cuando más lo exponemos, por lo tanto, conversamos con el doctor Vicente Maltez, médico internista de la Clínica de especialidades Doctor Maltez, quien brinda una serie de recomendaciones no solo para proteger dicho sistema, sino la salud en general.

“La Navidad se caracteriza por abusos en el comer y beber. Tenemos dos escenarios posibles, el primero es el de las personas eupépticas, que son aquellas que comen bien, sin problemas, no padecen de enfermedades digestivas, entre ellas están aquellos que caminan media hora diaria y no solo están bien del corazón, sino también del sistema digestivo, por otro lado, están los dispépticos, que son pacientes que no disfrutan de la comida por diversos padecimientos”, señaló el doctor Maltez.

Según el especialista, un 20% de los adultos tiene problemas del sistema digestivo y no lo consulta. El doctor afirma que no es normal padecer de flatulencias y aconseja que en estos días de abundante comida tengan cuidado especial las personas diabéticas, los que toman sedantes, analgésicos y antidepresivos, porque el fenómeno es que las comidas copiosas son hipercalóricas, con abundante azúcar y para mayor complicación se mezclan con alcohol, cafeína y tabaco.

“El otro gran delito es no comer despacio, porque la gente no mastica adecuadamente, por lo que después de esta gran cantidad de comida vemos que viene un enero cargado de enfermos del sistema digestivo y se disparan las atenciones a pacientes con hipertensión y diabetes”, apunta Maltez.

Asimismo, el docto asegura que “podemos evitar ese fenómeno que se produce cuando la grasa provoca que el estómago se inflame y trabaje lento, lo que se expresa con síntomas como epigastralgia, que es lo que comúnmente llamamos dolor de la boca del estómago, esa sensación de que cae como bomba la comida, hay pesadez gástrica que puede ser inmediatamente después de comer, otros tienen náuseas o vómitos después de comer. Esa acidez sube hasta la boca como algo caliente que se llama pirosis”.

El doctor Maltez afirma que toda la sintomatología descrita afecta la calidad de vida y arruina la fiesta, porque finalmente la persona tiene que dirigirse al hospital.

“Como en el billar, lo recomendable es tener un plan de choque previo al banquete, por lo que se recomienda que días previos debe preparar su sistema digestivo tomando yogurt diario y fermentos digestivos como piña, papaya y kiwi”, manifiesta el internista.

Recomendaciones del especialista

1- Comer sin prisa y masticar cada bocado, para realmente disfrutar la comida.

2- No acompañar los platillos con bebidas con gas carbónico.

3- No hacer comidas copiosas.

4- Nunca vaya con el estómago vacío a ninguna comilona, porque cae como bomba.

5- Se deben evitar o consumir moderadamente: frijoles, cebolla, apio, repollo, zanahoria, uva, pasas, ciruelas, café.

6- No olvide hacer ejercicio regular, porque el que camina siempre defecará bien, tendrá un ánimo excelente y además, caminar es el mejor afrodisíaco del mundo.

7- Tenga moderación en el comer

8- Tome protectores estomacales: consulte con el médico, no se automedique.

9- Los pacientes crónicos no pueden abandonar el tratamiento, les recuerdo que entre 5-10 libras aumentan las personas en Navidad y Año Nuevo, por lo que el fenómeno común es que se descompensan las enfermedades crónicas. Hay muchos que les dejan de dar la medicina a los viejitos porque como andan en fiesta lo olvidan y al final van a parar al hospital.

10- El agua es una bendición para el cuerpo, tome de 6-8 vasos de agua cada día. Tome agua en vez de bebidas dulces.