•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al concluir la temporada de festejos en la que compartir alimentos y darle gusto al paladar es prácticamente una tradición, llegan los días de remordimiento, cuando la ropa empieza a cerrarnos con dificultad y sobre todo, cuando el cuerpo comienza a dar signos de deterioro, producto de los excesos alimenticios a los que le sometimos durante diciembre.

La doctora Gloria Quintana Cortés, del Centro de especialidades Altamira, asegura que “nuestro cuerpo con la ingesta de comidas ricas en grasa saturada y con muchos azúcares, sufre un incremento del peso, además del aumento del colesterol y los triglicéridos, que son parte de la grasa mala del organismo y que si se elevan por encima de los 150 mg por decilitro de sangre pueden producir arteriosclerosis, problemas cardíacos, tendencia a obesidad y pancreatitis”. 

Lea: ¿Edulcorantes artificiales alteran el organismo?

Por otro lado, señala que los postres, los alimentos muy dulces, las bebidas gaseosas y los jugos enlatados, aumentan el nivel dela azúcar en la sangre, descompensando a los pacientes diabéticos y haciendo que los que tienen tendencia a ser diabéticos debuten con esta condición. 

Por otro lado, la especialista afirma que las bebidas alcohólicas en exceso, incluidas las cervezas, aumentan los triglicéridos en la sangre, causan daño al hígado, pueden producir inflamación del páncreas (pancreatitis) e interfieren con los medicamentos en el caso de pacientes crónicos.

Así que después de haber sometido a nuestro organismo a excesos, tanto de comida como de bebidas, lo ideal es “limpiarlo”.

Dieta 

“Es importante someternos a un plan de alimentación saludable después de todas estas fiestas navideñas, debido a que nuestro cuerpo, por tanta comida grasosa, dulce y condimentada, además del alcohol, queda a menudo con problemas de colesterol, azúcar alta, gastritis, presión alta en la sangre, padecimientos que es necesario tratar con dieta y ejercicios, para que el organismo vuelva a su función normal y se puedan reducir las dosis de medicamentos, en caso de aquellos pacientes que tienen una enfermedad crónica”, señaló la doctora Quintana.

Enfatiza que la dieta y el ejercicio son los mejores aliados para estar en forma y así evitar complicaciones como la obesidad, la hipertensión y la dislipidemia, las que si no se trata debidamente pueden llevarnos a problemas cardíacos.

También: El 10% de los adultos en Estados Unidos padece de alguna alergia alimenticia

“Es importante señalar que las comidas con mucho condimento y chile, así como los alimentos embutidos y enlatados pueden producir gastritis y colitis, que no van a mejorar si no cambiamos nuestra alimentación”, apunta.

La especialista recomienda “iniciar un plan de alimentación saludable guiado por expertos en nutrición, médicos que son los indicados para poder elaborar un plan de alimentación o de dieta acorde a cada paciente, pues no todos los organismos son iguales y el plan nutricional depende del peso corporal, de las enfermedades que la persona padece, así como de los niveles de grasa en sangre que tenga, si es obeso o muy delgado, la dieta varía según cada caso y solo los que nos hemos especializado en el campo de la medicina, nutrición y diabetología podemos elaborar y recomendar un plan de alimentación saludable para cada uno”.

La doctora afirma que “algunos alimentos como las frutas, especialmente papaya, melón, sandía y naranja, así como verduras tipo chayote, ayote, pipián, brócoli, apio, pepino y limón, más algunos carbohidratos simples pueden ayudar a controlar el peso, eliminar exceso de líquidos del organismo y mejorar la digestión. La linaza y la chía ayudan también a la digestión y disminución de las grasas”. 

De interés: ¿Por qué debo caminar 30 minutos diario?

En otro orden, la doctora recomienda ingerir alimentos cocidos en lugar de fritos, así como usar condimentos naturales como chiltoma, cebolla, ajo y naranja agria para aderezo.

“Es importante recordar que la sal puede ayudar a retener líquidos y no es adecuada para los pacientes con presión alta o que padecen de insuficiencia renal. En general, se recomienda no ingerir más de 2 gramos de sal al día y que se consuma carnes blancas, pollo sin piel, pescado, carnes magras a la plancha o asadas”, apuntó.

La doctora finalizó diciendo: “se recomienda, según las guías internacionales, caminar al menos 45minutos diario, iniciar con 15 minutos y subir 5 minutos semanal hasta llegar a 45 todos los días de la semana, también hacer ejercicios aeróbicos 1 hora al día. Siempre orientamos el tipo de ejercicio acorde a cada paciente, por lo que debe ser supervisado por un médico. También por entrenadores que ya sepan de antemano si el paciente es sedentario o padece una enfermedad crónica y según su edad”.