•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un grupo de jóvenes ya presenta lo que parece ser un nuevo hueso o protuberancia en la parte posterior del cráneo, a causa de la mala postura que tienen al momento de usar los teléfonos celulares, advierte un estudio de la Universidad de Sunshine Coast, en Australia.

La protuberancia occipital externa se asemeja a un “cachito” que aparece encima del cuello, en la base del cráneo, indica el estudio divulgado la semana pasada.

Los jóvenes son los más afectados con este extraño padecimiento, debido a las horas y horas que le dedican a los celulares, flexionando su cuello hacia adelante.

La protuberancia occipital externa surge debido a que las personas inclinan constantemente hacia adelante su cabeza al mirar y usar su celular.

Los especialistas de la Universidad de Sunshine Coast analizaron más de mil radiografías de personas entre las edades de 18 a 86 años.

“Nuestros hallazgos plantean una preocupación sobre la futura salud musculoesquelética de la población adulta joven y refuerzan la necesidad de una intervención de prevención a través de la educación para mejorar la postura”, se lee en el informe presentado por los investigadores.

Ejemplo de radiografías de dos participantes masculinos (28 años y 58 años). Cortesía/END

De las mil radiografías analizadas, “informamos sobre el desarrollo de una exostosis prominente en más del 40% de los cráneos de adultos jóvenes (18-30 años de edad)”.

El estudio revela que los hombres presentaron 5.48 veces más probabilidades de padecer este fenómeno, en comparación con las mujeres.

La edad también es otro factor significativo, ya que se demostró que el grupo que tenía de 18 a 30 años tenía más probabilidades de padecer esta protuberancia.

Y si pensaban que los niños se salvaban, están equivocados.

El estudio revela que hasta los menores de edad que pasen mucho tiempo con los dispositivos y que ejercen una mala postura también pueden verse afectados.

La protuberancia occipital externa puede sentirse con los dedos, haciendo presión en la parte posterior del cráneo, donde se supone se encuentra el nuevo hueso.

Los menores de edad también pueden verse afectados. Archivo/END

La cantidad de tiempo que pasamos con nuestros celulares y con tabletas, así como la posición que empleamos nos pueden generar este extraño fenómeno.

Entre los demás males que se conocen por darle un mal uso a nuestros celulares están: afectaciones en los ojos, dolores de cabeza y desordenes en el sueño, entre otros.

Te has preguntado ¿cuánto tiempo pasás con el celular?, ¿Sentís algún tipo de ansiedad cuando no lo estás usando?, ¿te sentís “un cachito” encima del cuello?