•  |
  •  |

Según la psicóloga social Sonja Lyubomirsky, los seres humanos tenemos una gran capacidad de “adaptación hedonista”, que consiste en acostumbrarse a todo lo positivo que nos ocurre.

“La felicidad provocada por ciertos eventos suele expandirse por algún tiempo, la ciencia calcula un máximo de dos años, después, la felicidad disminuye y se tiene que buscar otro estímulo que vuelva a dispararla”, afirmó la especialista durante un congreso médico.

Esa adaptación permite explicar también, según Lyubomirsky, los resultados de un estudio que reveló que las personas que expresan agradecimiento una vez a la semana son más felices que las que dan las gracias frecuentemente.

“Cuando se agradece tantas veces a la semana parece que se vuelve un hábito y entonces ya no te sientes tan feliz”, dijo la experta durante su conferencia.

La felicidad: deseo universal

Lyubomirsky, autora de los libros “La ciencia de la felicidad” y “Los mitos de la felicidad” interrogó al auditorio: “¿Cuántos de nosotros no quisiéramos ser más felices? Ser feliz es algo así como un deseo universal”.

La especialista, que se desempeña como profesora de Psicología en la Universidad de California, defendió que la felicidad tiene grandes beneficios para la salud, entre ellos la mejora del sistema inmunológico y una mayor resistencia hacia el estrés y el trauma.

“Las personas más felices tienen menos riesgos de padecer ataques cardiovasculares o infartos, además de tener menos posibilidades de morir de distintas causas que van desde lo orgánico hasta accidentes de autos”, agregó.

Las ventajas de la felicidad

Las ventajas de ser una persona feliz se extienden también a los ámbitos laboral y afectivo, opinó Lyubomirsky al señalar que quienes gozan de esa característica tienen mejores trabajos y sueldos, son más productivos y creativos y tienen más amigos, apoyo social y más posibilidades de casarse y tener buenos matrimonios.

De acuerdo con sus investigaciones, que le han valido un Premio Templeton de Psicología Positiva y una beca del Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos, “las personas que se denominan a sí mismas felices son también las más activas”.

“Como se ha visto a lo largo del simposio, una vida activa es una medida infalible para mantener el organismo en estado funcionalmente estable y fortalecido”, continuó.

Ejercicio, genética y felicidad

“Nacemos con una predisposición hacia la felicidad, uno puede tener por ejemplo varios hijos y observar que algunos son más naturalmente felices que otros”, apuntó.

“La genética determina la felicidad en un 50 %, sin embargo, además del 10 % que juegan las circunstancias externas o el contexto, un 40 % de nuestra felicidad está determinada por actividades intencionales, acciones que llevamos adelante intencionalmente para sentirnos más felices”, detalló. Conocidos estos porcentajes, la experta invitó a fijarse objetivos que queremos conseguir y centrarse en ese 40 % que está en nuestras manos para conseguir la felicidad y los múltiples beneficios asociados a ella.

 

2 AÑOS como máximo dura la felicidad relacionada a eventos positivos según Sonja Lyubomirsky.