•  |
  •  |

Sentirse incapaz de complacer a una mujer en la cama o creerse el peor amante del mundo, son algunos de los sentimientos que experimentan los hombres al sufrir de eyaculación precoz. Esta disfunción sexual puede afectar a hombres jóvenes y adultos, y hacer del sexo una experiencia frustrante para la pareja, al sostener relaciones íntimas por lapsos muy breves.

Pero ¿qué es exactamente la eyaculación precoz? Según el urólogo Carlos Neira, basándose en conceptos médicos, es la eyaculación que ocurre antes de lo deseado, ya sea antes o poco después de la penetración, causando angustia a uno o ambos miembros de la pareja. O bien, puede ser definida como la eyaculación persistente o recurrente con un mínimo de estimulación antes o poco después de la penetración y antes de que el individuo lo desee.

¿Qué factores lo generan?

Neira responde que los factores psicológicos son los principales generadores de la eyaculación precoz o “polvo de gallo”, como se le conoce popularmente. Entre los más destacados el especialista mencionó la culpabilidad acerca del sexo, miedo a causar un embarazo en la pareja, temor de adquirir una enfermedad de transmisión sexual, dudas acerca del desempeño sexual, problemas personales entre las parejas sexuales o miedo a ser “cachado” teniendo sexo cuando se inicia a temprana edad.

El urólogo explicó que existen otras causas que generan la eyaculación precoz, entre las que mencionó: problemas de próstata, como prostatitis; problemas neurológicos, medicamentos que aumentan la estimulación sexual, entre otras causas.

Entre las consecuencias que puede traer esta condición, el doctor Neira destaca que “este mal puede, por lo general, traer secuelas psicológicas como la angustia, la frustración y en los casos más complicados, que su compañera evite la intimidad sexual”.

Cabe destacar que el sexo es uno de los aspectos más importantes de la vida en pareja y ayuda a mantener una relación sana; si se sufre de eyaculación precoz la vida tanto fuera como dentro de la cama se puede volver un poco estresante.

Tratamiento

Según Carlos Neira, el tratamiento de este padecimiento estará acorde a la causa que la desencadena, pero él asegura que lo más recomendable es consultar al médico urólogo para descartar las posibles causas orgánicas y remitir al psicoterapeuta sexual si fuese necesario.

Dependiendo de su severidad, la eyaculación precoz puede ser reducida considerablemente. Los tratamientos para los casos más leves se enfocan en entrenar gradualmente al paciente, mejorando su condicionamiento mental al sexo y el control de su estímulo erótico. En casos clínicos, se han presentado fármacos que retardan o eliminan la disfunción sexual. En contados casos se apela a la cirugía (neurotomía selectiva).

 

SI

El 75% de los hombres experimentó en su vida una eyaculación precoz.

 

NO

Se desconoce una una definición exacta sobre la verdadera causa de este problema que aqueja tanto a muchos hombres.