•  |
  •  |

Los masajes ocupan un lugar esencial entre las caricias, ya que, según la sexóloga Alicia Galliot, armonizan los aspectos físico, mental y psicológico de los amantes que los incluyen en sus juegos eróticos.

Según ella, en Oriente siempre han sido considerados una de las prácticas que más disfrute proporcionan, mientras que en Occidente solo se piensa en su poder terapéutico.

En su libro “Kamasutra para Dummies”, Galliot asegura que el secreto del masaje erótico consiste en que a través del sentido del tacto se interrogue a la piel para descubrir los puntos erógenos.

Técnicas para dejar huella

Hay infinidad de formas de hacer masajes, pero según la sexóloga los inolvidables son aquellos en los que las manos se deslizan suavemente por la piel, ejerciendo mediana presión. Asimismo, asegura que hay masajes suaves que se recomiendan para el inicio y el final de los juegos. También habla de masajes de presión media, que según su definición consisten en "amasar la carne tomando trozos de piel o músculo para pellizcarla con un ritmo uniforme, pero brevemente”.

Si el anterior te parece extraño, ella propone un masaje que estruje y lo recomienda como idóneo para aplicar en los muslos y el torso y finalmente dice que hay otro masaje que se llama para estirar, que es en el que apoyás las palmas quietas sobre una zona del cuerpo y luego dejás una allí mientras la otra estira la piel en sentido descendente.

Masajes sensuales para ella

La sexóloga propone que los chicos tomen la iniciativa y con aceites esenciales realicen lo que llama masajes sensuales en redondo, una técnica que recomienda se concentre en los pechos.

Su paso a paso lo describe como el masaje con el que él frotará ligeramente los pechos de ella con la palma de la mano llena de aceites esenciales. La intensidad debe ser lenta y sin presión. Después de este paso propone que él encierre los pezones suavemente entre el pulgar y el índice y los estire hacia afuera, alternando ese movimiento con un poco de presión hacia dentro. También recomienda no olvidar que las piernas y los pies de las chicas necesitan mimos. En el caso de las piernas, asevera que es muy incitante ejercer presión leve cuando el recorrido es descendente mientras que si es ascendente debe ser más firme.

"La presión íntima y sugerente de rodear los tobillos con las manos, como si los apretara una pulsera, produce un cosquilleo que se prolonga hasta los genitales", afirma Galliot.

Finalmente, aunque existan técnicas de masajes o tutoriales para hacerlos, el éxito de cada uno dependerá de la creatividad con que se realicen, además de que la química entre la pareja es esencial. Es básico no llegar a la brusquedad, porque la magia puede desaparecer.

 

SI

Debés calentar las manos antes de iniciar un masaje, frotándolas para que fluya la energía.


NO

LLEVES las uñas largas, para que no dañés la piel de tu chica al masajearla.