•  |
  •  |

ESTILO•EFE/ Colores, formas y toda clase de diseños. Durante los últimos 50 años, los calzoncillos han sido motivo de una revolución en el mundo de la moda, el deporte, el culto al cuerpo y, por supuesto, en la preocupación por nuestra salud. Todo esto le ha llevado a la ropa interior masculina a ocupar un puesto clave en la vida de todo hombre.

¿Cuál es su función?

EFE ha hablado de este tema con el doctor Fernando Gómez-Sancha, jefe del servicio de urología en la Clínica Cemtro de Madrid.

La función principal que debe desempeñar un calzoncillo es la de proteger la zona íntima del hombre. “Es una prenda muy antigua que sujeta y protege los testículos“, explica el doctor Gómez-Sancha.

A lo largo de la historia, las funciones de los calzoncillos han ido cambiando. De hecho, en la antigüedad, los tejidos eran muy ásperos y causaban rozaduras. Si nos remontamos a la Edad Media, se trataba de una prenda que los caballeros utilizaban para resguardarse del frío en las campañas, además de protegerse con ella de las pesadas e incómodas armaduras.

“Tener mayor comodidad y no molestar a la zona genital es una de las funciones esenciales de esta prenda”, señala José Antonio Gallego.

El ideal

Es importante saber que la temperatura a la que se encuentran los testículos es inferior a la del cuerpo humano y esa es la razón por la que estos se encuentran aislados del abdomen y, concretamente, en las bolsas escrotales. Es cierto que, en ocasiones, esta prenda puede influir en la fertilidad del hombre, ya que, al ponerse un calzoncillo ajustado, aumenta la temperatura de esta zona y eso no es algo saludable para el aparato reproductor masculino. Para la correcta producción de espermatozoides es necesario que la temperatura de los testículos sea la adecuada, pues, si esta es mayor, puede disminuir la calidad seminal. “Los ‘slip’ son los más ajustados y, con ellos, se puede tener un aumento de la temperatura, algo que hace que no se produzca un desarrollo adecuado de la espermatogénesis”, declara la doctora Carmen Anarte, responsable del laboratorio de andrología de Quirón Bilbao.

Puede ser un condicionante para que la calidad del semen sea más baja, pero no significa que todo aquel que utilice calzoncillos ajustados sea estéril.