•  |
  •  |

No solo las manos que masajean pueden aliviarte del estrés después de un día de trabajo en la oficina. El agua también es una buena alternativa para relajarte en casa y olvidarte de las tensiones.

En Starmedia proponen un baño relajante como la forma idónea para recargar energías y aliviar los músculos cansados, sobre todo después de ir al gimnasio.

Y como no se trata de un baño más, es necesario acatar algunas recomendaciones que Starmedia encasilla como primordiales. El primer paso va de la mano con el reloj, así que lo ideal es que busqués una hora en la que haya poco ruido y no tengás nada que hacer, mucho menos que estés con la presión de tener que asistir a un compromiso luego, porque el sentido es que te olvidés de que el mundo existe.

Buena música

Para ambientar nada mejor que echar mano al estéreo y poner música relajante o que te guste, porque de esa manera estarás más cómodo y alejado de los ruidos perturbadores.

¿Velas? Por qué no. La luz tenue de las velas y el aroma que estas expelen no están reservadas para el deleite de las chicas, los hombres también pueden y deben disfrutar de sus bondades. El agua de la tina puede llevar sales para que te sintás más relajado y el olor te haga sentir más tranquilo. Por otro lado, tené cuidado con la temperatura del agua, no debe estar demasiado caliente, porque en vez de liberarte te va a quemar.

También podés hacerte una mascarilla mientras estás dentro de la tina, así tendrás la piel limpia y te relajarás.

El broche perfecto para tu baño relajante es una ducha de agua fría y que te apliqués una crema humectante. Lo mejor es que tomés al menos un baño relajante a la semana. De esta manera, te sentirás relajado y con más energía.

 

1 VEZ a la semana es recomendable el baño relajante.