• |
  • |

Más allá del placer, es de sobra conocido que las relaciones sexuales son una gran fuente de salud, porque favorecen el cuerpo y la mente, por ello, es importante echar un vistazo a qué pasa cuando no se practican.

Si se toma en cuenta que el sexo es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares que podemos encontrar, es obvio intuir que las personas con poca actividad sexual y que no realizan ejercicio aumentan las posibilidades de padecer enfermedades cardíacas.

El sexo es un liberador de endorfinas que nos hace sentir más felices, por lo tanto, una persona sexualmente insatisfecha puede sufrir depresión, problemas de autoestima e inseguridad.

Entre parejas, según el sitio relacionesuncomo.com, en las que por algún motivo no hay sexo, existen también problemas de comunicación, esto se debe a que la vida íntima activa nos ayuda a compenetrarnos y a sentirnos más próximos a esa persona.

Estudios

Desear tener sexo sin contar con pareja también puede generar malestar, y aunque quizá no se trate de la típica irritabilidad y molestia que muchos le atribuyen a este escenario, en especial a las mujeres, sí que se genera tensión e inseguridad, pues nos cuestionamos el porqué de nuestra soltería o falta de actividad.

Estudios recientes demuestran que la falta de sexo puede afectar nuestro sueño, haciéndonos más propensos al insomnio y a descansar mal.

Así que no hay duda de que el sexo beneficia nuestra salud, y si de vivir en pareja se trata, es un factor fundamental para mantener relaciones estables y más felices. Por eso, cuando el deseo sexual va en descenso, lo ideal es averiguar qué te está pasando, y si tu deseo sexual ha disminuido y no conocés las causas te recomendamos que visités a un especialista.