•  |
  •  |

El estrés puede ser la causa de la disfunción eréctil en muchos hombres. Durante su visita al sexólogo, los pacientes suelen asegurar que alcanzan la erección, se colocan el preservativo, pero llegan los nervios y pierden la erección.

En principio se descarta un problema orgánico, porque hay erección, pero hay una situación psicológica: los nervios, el estrés, la ansiedad… Y precisamente el estrés puede ser la causa de la disfunción eréctil.

La comunidad científica estima que entre un 10% y un 20% de los casos de disfunción eréctil están causados por factores psicológicos como el estrés, la ansiedad y la depresión.

El estrés y la ansiedad provocan tensión en el cuerpo que a su vez provoca que los vasos sanguíneos en el pene se contraigan. Esto restringe el flujo de sangre que se necesita para una erección. Sentirse tenso y ansioso también afecta a los nervios del pene que ayudan a mantener una erección.

Síntomas

La misma disfunción eréctil en sí misma a menudo es una gran fuente de estrés y ansiedad para muchos hombres y puede llevar a provocar ansiedad que hace que el problema sea todavía peor.

Los síntomas de estrés y ansiedad pueden incluir insomnio, tensión muscular, ritmo cardiaco irregular, fatiga e irritabilidad.

Las técnicas de relajación, como los masajes en la pareja, pueden ayudar a mejorar el flujo de sangre, disminuir el ritmo del corazón y reducir la tensión. De esta manera también pueden estimular la confianza, transmitir afecto, cariño… Todo está en la cabeza.