•  |
  •  |

Si bien el gimnasio es un espacio para ir relajado, eso no significa que no le debés prestar atención a la ropa que vas a usar para tu jornada de ejercicios. Así que te vamos a dar algunos tips para que no perdás tu estilo y para que siempre destaqués entre el grupo.

Cómo es tu figura es lo primero que debés analizar. Según www.trendenciashombres.com, el secreto está en realzar los puntos positivos y en camuflar lo que menos te gusta. Si no tenés unos abdominales como tableta de chocolate, no te pongás camisetas ajustadas. Si tenés las piernas muy gruesas, no te pongás mallas o pantalones ajustados.

Atuendos

Camisetas XXL. Hemos quedado en que si no se tiene un cuerpo muy trabajado, debemos olvidarnos de las prendas muy ceñidas. Pero ojo, eso no significa que te pongás una camiseta XXL, que lo único que hará es que parezca abducido por un saco de patatas y ópticamente parecerá que te sobran más kilos. Con una camiseta amplia (no gigante) bastará.

Lo que tampoco debemos hacer es perder el norte. Me explico: se trata de ir cómodo,  no de ir disfrazado de lo que no sos, ni de pensar que estás en un desfile. Ante todo, tenés que ser vos mismo, que es la clave para triunfar. Una regla muy importante es vestirse de acuerdo al deporte que vayás a realizar. Si vas hacer yoga o pilates, no te vayás con las bermudas ajustaditas, las cuales usarías para una clase de ‘spinning’.

Si padecés de mucho calor y el pantalón largo te molesta, pero te da vergüenza pasarte al corto o simplemente no te encontrás cómodo con ese modelo, probá los piratas o corsarios. Estarás fresquito, cómodo y tapado, por si acaso.