•  |
  •  |

Así como octubre está dedicado a la lucha contra el cáncer de mama, el mes de noviembre se convierte en el icono y momento idóneo para compartir información con los hombres sobre cómo detectar el cáncer de testículo.

Según el sitio Starmedia, el cáncer de testículo representa de 1 a 2% de todos los casos de cáncer en los hombres. La máxima afectación se produce entre quienes tienen 15 y 35 años de edad. Aunque el cáncer testicular es raro, no lo es tanto encontrar un bulto en los testículos.

Cabe resaltar que la mayoría de las veces no se trata de nada serio; sin embargo, si se te has realizado una autoexploración y has encontrado un bulto, lo más recomendable es que inmediatamente vayás a ver a un doctor capacitado. Así él podrá realizar una exploración más profunda que te permita tener un diagnóstico completo.

Señales de alarma

Cuando un hombre siente un bulto en sus testículos debe preocuparse, sobre todo si hay dolor o aumento de la sensibilidad, y más aún si hay salida de pus a través de la uretra.

Los signos anteriores son alarma para visitar al médico. Además, cuentan como síntomas el hecho de que haya sangre en el esperma acumulación de líquido en el interior del escroto.

No busqués los síntomas solo en la región testicular, pues un aumento del tamaño de la zona pectoral o de la mama, con o sin hipersensibilidad, también debe alarmarte, porque puede significar la presencia de cáncer de testículos.

 

examinarse los testículos

 

• Realizá la autoexploración mientras te bañás con agua caliente o cuando te das una ducha prolongada, ya que esto suaviza la piel del escroto, lo que hace más sencillo palpar los testículos en el interior.

 

• Examiná el escroto en busca de algún posible bulto en la piel o pliegues internos.

 

• Palpá todo el escroto y los testículos con la palma de la mano, y sentí la diferencia entre los testículos. Uno es siempre mayor y permanece más bajo. Esto es completamente normal.

 

• Examiná un testículo y luego comparalos entre sí. Utilizá ambas manos para girar con suavidad los testículos entre el pulgar y el índice.

 

• Comprobá la posible existencia de bultos o protuberancias, pues ambos testículos deben ser suaves, excepto en uno de los polos del testículo. En este lugar se encuentra el conducto que conduce el esperma, el epidídimo, y que luego se prolonga con el conducto deferente. Este se sitúa en la parte superior y posterior del testículo, y normalmente se nota como irregular.