•  |
  •  |

En el libro “100 preguntas sobre sexo”, se responde de forma clara y concisa a posibles dudas sexuales basándose en las conclusiones de las investigaciones más importantes en sexualidad y en la experiencia de años de práctica clínica de sus autores, dos sexólogos clínicos: la doctora Berta Fornés y el psicólogo Manuel Fernández.

Para tener una vida sexual plena, Fornés recomienda guiarse por “la regla de oro” del sexólogo Antoni Bolinches, cuya máxima es “hacer todo lo que quieras, nada que no quieras, desde el deseo previo y según tu escala de valores”. Asimismo, la sexóloga subraya la importancia de cumplir la regla de oro de la otra persona: “haces todo lo que quieres y no haces hacer nada que no quiera tu pareja” y al revés, intentando que sea desde el deseo previo”.

Fernández explica que todas las preguntas a las que se da respuesta “nacen de demandas y necesidades que detectamos en los pacientes”, porque cuando se trata de sexualidad “a veces es como si fuésemos con una venda en los ojos”.

Dudas más frecuentes

Los principales motivos de consulta son “toda una serie de dudas sobre el funcionamiento sexual, pero también acerca de la parte emocional de la sexualidad”, reconoce el sexólogo.

¿Es normal lo que me gusta? Al explorar nuestra sexualidad es común descubrir que todos tenemos particularidades. “Lo que es normal es un término establecido a partir de la sociedad y la gente intenta actuar de forma parecida a los referentes que existen, pero a veces el concepto de normalidad no está tan cerca de la realidad como parece”, sostiene la sexóloga.

¿Se puede ser adicto al sexo? En el libro, se explica que la adicción al sexo es una realidad y se da “cuando una persona necesita y practica el sexo de forma compulsiva para calmar un malestar”.

¿Cuánto nos influyen las disfunciones sexuales? Más comunes de lo que parecen, entre un 50% y 70% de los individuos padecerán alguna disfunción durante su vida, según se indica la obra. Por ello, estos sexólogos hacen hincapié en su normalización y en la existencia de especialistas y métodos disponibles para ayudar a solucionarlas.

La disminución del deseo sexual es un motivo de consulta habitual tanto en hombres como en mujeres. Fornés señala que hay que cultivar el deseo y hacer cosas para favorecerlo: “Es importante introducir elementos en tu relación para que deje de ser monótona”; juguetes, libros, lectura erótica o fantasías pueden ser un buen afrodisíaco.

La experta señala que aunque siempre hay excepciones, el comportamiento sexual masculino hace que “el hombre se active con más facilidad”. Sin embargo, en la mujer a veces cuesta más despertar el deseo; por este motivo, Fornés aconseja que “no se espere a tener mucho deseo, que si se está a gusto con la pareja, se empiece y se espere a ver si el deseo va despertando”.