•  |
  •  |

Las personas físicamente activas pueden vivir 3 o 4 años más que quienes no practican deportes. Al menos esa es la conclusión de una investigación realizada con datos provenientes de seis estudios incluidos en el Consorcio de Cohortes del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos y publicada en la revista científica Plos Medicine.

Para llevar a cabo el análisis, se establecieron diferentes niveles de actividad física y los autores observaron una relación directa en los niveles de actividad física y los años de vida ganados. Los resultados mostraron que la esperanza de vida se puede elevar tres años en aquellos que realizan actividad física moderada, como puede ser caminar deprisa, y en 4.2 años para quienes practican ejercicio al menos durante 150 minutos a la semana.

No al sedentarismo

Aunque varios análisis habían sugerido ya que la actividad física está relacionada con la ganancia de años de vida, hasta ahora nunca se había cuantificado la diferencia de esperanza de vida entre las personas con sobrepeso pero físicamente activas, frente a aquellas que presentan un peso normal pero que son inactivas.

Este ha sido otro de los aspectos analizados en el estudio: la influencia de la actividad física en la esperanza de vida según el peso de las personas. De esta manera, se observó que aquellas que presentaban un peso normal y eran activas, podían aumentar su esperanza de vida hasta en 7.2 años, comparado con las que eran inactivas y más obesas.