•  |
  •  |

La ansiedad es la peor enemiga del placer. Para estar bien excitada una mujer y con el nivel óptimo de lubricación, se necesita de varios minutos de besos y caricias… Muchos más de los que les solemos dedicar, destaca el doctor Francisco Argañaraz, sexólogo clínico y psiquiatra.

Asimismo, el sexólogo afirma que en muchas ocasiones, y especialmente cuando las cosas no salen bien, nos preguntamos qué podemos modificar para disfrutar más de las relaciones sexuales. La respuesta es simple: hay que tener en cuenta los juegos previos.

El momento de los besos y las caricias es el más importante dentro del acto sexual. La forma en que se desarrolla garantiza poder disfrutar del resto de la relación sexual y, especialmente, de la penetración.

El tiempo de estímulo

El especialista explica que cuando nos excitamos, se manifiesta en nuestro cuerpo con una vasodilatación genital que permite en los hombres la erección y en las mujeres la lubricación. Ellas necesitan tres veces más volumen de sangre para generar la congestión vascular genital adecuada y esto les requiere el triple de tiempo que a los hombres para estar preparadas.

Según el sexólogo, el tiempo que necesita una mujer para estar bien excitada, bien lubricada y lista para la penetración es de 25 minutos de juegos sexuales previos. “Si ella es penetrada antes de tiempo no logra excitarse ni lubricarse correctamente, y esto lleva a que aparezcan la sequedad vaginal, las molestias y el dolor, así como la dificultad o directamente la imposibilidad de alcanzar el orgasmo”, asevera el doctor.

Argañaraz finalizó revelando: “Si nos besamos, nos acariciamos, y en 5 o 10 minutos buscamos la penetración, estaremos con toda esta ansiedad. Eso es causa suficiente de pérdidas de erección, imposibilidad de controlar la eyaculación, sequedad vaginal y dificultades para tener un orgasmo”.