• |
  • |
  • END

Los enemigos habituales del apetito sexual, son: el estrés, el cansancio, la monotonía de la vida en común, la falta de estímulos en la pareja, asegura la Dra. Francisca Molero Rodríguez, co-directora del Instituto de Sexología de Barcelona. Molero Rodríguez ha participado en la elaboración del estudio Aquilea Vigor: la calidad sexual de las parejas en España.

Del estudio se desprende que el 30% de las parejas admite que tiene pocas o nulas relaciones sexuales. La mayoría piensa que el deseo sexual de su pareja con los años no solo deja de aumentar, sino que disminuye. Ante esta problemática, la doctora Molero Rodríguez recomienda las siguientes prácticas.

Excítala con palabras
Los hombres nos excitamos con mucha más facilidad. Un simple estímulo visual ya nos pone en situación. En cambio, a ellas les cuesta un poco más. Así que sé suave, dile cosas cariñosas y poco a poco ve subiendo el tono. Si todo va bien y ella responde, es probable que sea ella misma la que te sorprenda.

Prueba nuevas posturas
Estas parejas que se aburren probablemente no van mucho más allá del misionero, así que tú échale imaginación. Probar nuevas posturas o nuevos sitios donde hacerlo es una buena manera de amenizar los encuentros sexuales y salir de la rutina.

Un poco de humor
Una buena manera de convertir las relaciones sexuales en algo divertido es que, precisamente, haya algo de humor. Ponerse en faena con cara de palo es una manera más de invitar al aburrimiento. Hacer comentarios graciosos o hacer alguna broma que permita la sonrisa durante el sexo también sirve para relajarse y hacer del encuentro sexual algo más divertido.

Tócala bien
Sabemos que muchas mujeres se quejan de lo poco delicados que somos los hombres a la hora de acariciarlas. Sabes dónde están sus zonas erógenas, pero quizá no controlas tanto cómo hay que tocarlas.