•  |
  •  |

Aunque vivan en conflicto permanente, muchas parejas intentan salvar el vínculo, otras no pueden aceptar la situación y están las que deciden permanecer unidas “por los hijos”. Pero no conocen los riegos que corren su salud y la de sus hijos.

En este artículo, el psicólogo de parejas Sebastián Girona explica que “la pareja y las relaciones sentimentales son un tema importante en la vida de cualquier persona y, si bien es algo anhelado, puede llegar a resultar complejo. De hecho, en los últimos años, las estadísticas de divorcio han aumentado en forma considerable".

Girona señaló que son muchos los factores por los que una pareja puede decidir separarse, pero, más allá de los motivos, es importante pensar qué es lo mejor frente a esa situación. Es habitual que el proceso lleve mucho tiempo: a veces pasan años hasta que la pareja, que ya viene mal hace tiempo, finalmente se separa. Esto tiene que ver con los intentos de salvar el vínculo y, a veces, con no poder aceptar la situación.

Situación peligrosa
Una separación en paz es más sana que una pareja en guerra. ¿Por qué? Porque ser parte de una pareja en conflicto permanente genera muchos riesgos para la salud, explicó el experto.  Entre los riesgos señalados por Giorona encontramos: mayores niveles de estrés físico y emocional, mayor riesgo de enfermarse, inhibición del sistema inmunológico y riesgos de sufrir depresión, ansiedad y violencia.

“Por supuesto, estamos hablando de una etapa muy difícil que puede despertar angustia, ansiedad y a veces desesperación. En otros casos puede producir alivio, especialmente si el contexto ya es insostenible”, continuó Girona.

Algunas pautas para saber cómo manejarse

•    Desarrollar la capacidad de aceptación.  Aceptar siempre implica un duelo. En este caso sería un duelo por la pareja que no fue. Esto es un proceso y, como todo buen proceso, implica tiempo y cambios. Debemos tener mucha paciencia.

•     Terapia de pareja. Puede funcionar como un recurso para salvar el vínculo o para tener una separación civilizada. Debemos ser flexibles y recordar lo positivo de la pareja.