•   Managua  |
  •  |
  •  |

Cada día la falta de libido afecta a mayor número de hombres en todas las sociedades del mundo, no importa la condición social, ni la raza. En el siguiente artículo Ernesto Vidal Campos, urólogo egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica qué enfermedades o costumbres son los principales enemigos de la erección y por ende de una vida sexual frustrada.

Quien padece diabetes, paulatinamente ve minadas las facultades de prácticamente todos sus órganos, los cuales pueden acelerar su daño si no se mantiene bajo control la glucosa en sangre. En ese sentido Vidal Campos destaca que los órganos sexuales no están exentos de este tipo de problemas, aunque tanto en hombres como en mujeres existen tratamientos que pueden mejorar la vida en pareja.

Otros enemigos

Un enemigo oculto de la erección es la adicción al tabaco, “ya que favorece la aparición de trastornos vasculares debido a que estrecha el diámetro de las arterias y daña la capacidad de las válvulas del pene para retener efectivamente la sangre”, explica el doctor Vidal Campos.

El experto agrega que la nicotina permite el incremento de depósitos de grasas y formación de microtrombos (diminutos coágulos sanguíneos) al interior de las arterias y venas del organismo, incluidas las encargadas de transportar la sangre al pene en el momento de la erección. En este contexto, también destacan los efectos del alcoholismo, que a largo plazo deteriora el sistema nervioso, llegando a provocar disfunción eréctil permanente.

En otras ocasiones el problema tiene su origen en alteraciones psicológicas, pero estas son las menos (entre 20 y 30 por ciento de los casos). “Estrés, cansancio, estados depresivos, así como conflictos de pareja, familiares y laborales, pueden dificultar la erección, incluso en varones jóvenes”, resalta el doctor Vidal Campos.