•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El éxito del sexo está siempre en experimentar. Muchas veces las barreras que ponemos devienen de falsas concepciones que nos limitan en cuanto a usar la imaginación.

En otros casos evitamos usar elementos que pueden ayudar a mejorar las relaciones sexuales por desconocimiento.

Hoy te presentamos las particularidades de los lubricantes vaginales, los que pueden ser tu aliado para mejorar el sexo con tu pareja.

Para conocer más de lubricantes conversamos con el doctor Carlos Neira. Él citó a la matrona Roxana Gianini, diplomada en sexualidad humana, quien manifiesta que los lubricantes pueden ser utilizados a cualquier edad, para el sexo oral, anal y vaginal; para producir una mayor suavidad y contrarrestar la falta de lubricación natural.

El doctor Neira refirió que el terapista sexual Marty Klein, Ph.D., autor de “Pregúntame Cualquier Cosa”, apunta que “la lubricación no es un evento. Es un proceso”.

Asimismo, señaló que la lubricación no debe limitarse a la vagina, sino que debe extenderse al clítoris: “La mayoría de las mujeres dice que ellas reciben el mayor grado de placer proveniente de las caricias sobre un clítoris humedecido con lubricantes. Durante el coito vaginal, trate de lubricar tanto la vagina como el pene. Cuando un pene bien lubricado entra una vagina bien lubricada, el acto sexual se siente más placentero y cómodo”.

El doctor hizo énfasis en que el mejor lubricante es el natural; sin embargo, nos presenta las diversas opciones que están a tu alcance.

Tipos

A base de agua
Para la mayoría de las parejas, los lubricantes vaginales a base de agua son la mejor opción. Los mismos son seguros para uso vaginal. Se lavan fácilmente después del coito. No manchan las sábanas de la cama y son seguros de usar con un sinnúmero de anticonceptivos (condones, diafragma, tapa cervical, etc.).

A base de petróleo
Los lubricantes a base de petróleo no deben ser usados dentro de la vagina. Los mismos son difíciles de erradicar. También pueden irritar la membrana que cubre la vagina y cambiar la química vaginal, aumentando el riesgo de infección. Los lubricantes vaginales a base de petróleo también destruyen el látex y no deben ser usados con condones, diafragmas o tapas cervicales.

A base de aceite
Están disponibles en los supermercados y son seguros para usarse dentro de la vagina. Sin embargo, los aceites pueden manchar las sabanas y frazadas, así como la ropa interior; y comparados con los lubricantes vaginales a base de agua, son más difíciles de eliminar mediante el lavado. Use jabón y agua. La mayoría de los expertos en sexo desaniman el uso de estos lubricantes con los anticonceptivos de látex, debido a un pequeño riesgo de que el aceite los pueda dañar.

Los de siliconas
Contrariamente a lo que la mayoría de la gente piensa, los lubricantes de uso más extendido en la actualidad son los de siliconas. 99% de todos los condones vienen ya con este lubricante incorporado. Este lubricante tiene propiedades sorprendentes: no contiene conservadores, por lo cual no causa alergias o irritación; no tiene agua, no se evapora, aplicas unas gotas que duran muchísimo sin que tengas que reaplicar; puedes usarlo en la regadera o jacuzzi sin que se disuelva (es resistente al agua). Sedoso y tibio al tacto, sus inconvenientes son: más costoso generalmente. Igualmente, es compatible con el 100% de los condones.