• |
  • |
  • Edición Impresa

Recientemente, la Universidad norteamericana de Wilkes, en Pennsylvania, publicó un interesante estudio sobre el sexo y sus beneficios para la salud al practicarlo al menos, dos veces por semana.

El “me duele la cabeza” ya no es válido ni otras miles de excusas para no tener sexo. Esto se debe a que el organismo libera un anticuerpo denominado inmunoglobulina A o IgA, responsable de protegernos físicamente frente a infecciones o posibles enfermedades.

Entre la lista de beneficios está que es un buen aliado para el corazón, pues acelera mejorando los niveles de oxígeno de sangre y la tasa de flujo de ésta. El sexo también es excelente para tonificar los músculos, además que brinda una buena sesión de gimnasio, quemando calorías.

Para los que tienen temor, las relaciones sexuales protegen contra el cáncer de próstata. Las eyaculaciones frecuentes --al menos cinco veces a la semana-- reducen el riesgo, asimismo protege de la incontinencia, fortaleciendo la región pélvica y evitando el riesgo de pérdidas asociados a la edad.

Esta placentera actividad hace que cualquiera se mantenga joven y mejora la apariencia y la piel gracias a la liberación de hormonas como la DHEA y los estrógenos.

El orgasmo es un potente relajante físico y emocional, ayuda a crear patrones de sueño y relaja la tensión nerviosa segregando serotonina en el cerebro que mejora el humor.

El insomnio quedó atrás, debido a que facilita la creación de patrones de sueño en los hombres, con somnolencia posterior. En las mujeres, la eliminación de toxinas tiene un efecto relajante.

Y no menos importante, mejora la autoestima, pues el cuerpo emite gran cantidad de feromonas durante el sexo que lo hacen más deseable y por tanto más seguro de sí mismo.