•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Amy Adams vuelve a demostrar que es una de las mejores actrices de la actualidad en “La llegada”, el nuevo filme del canadiense Denis Villeneuve, con el que podría llegar el Óscar tras cinco nominaciones, pero asegura a Efe que no cree que “haya que ganarlo para tener una carrera de éxito”.

“Ya sé que es un tópico, pero creo que conseguir una nominación ya es ganar” porque da “la oportunidad de trabajar con increíbles directores y actores, y eso es lo más importante para mí. Sería genial ganar, pero no considero que haya que ganar un Óscar para tener una carrera de éxito”.

La actriz, a sus 42 años y con destacados papeles en películas como “La gran estafa americana”, “The Master” o “La duda”, se reconoce, sin embargo, “harta” de que los periodistas le pregunten por ese Óscar que no llega, queja que acompaña de una fuerte risa.

Y no quiere especular sobre la posibilidad de que la estatuilla le llegue por fin con su papel de experta en lenguaje en el filme de Villeneuve, que se estrena mañana en España y del que habla con Efe tras su presentación en el Festival de Venecia.

¿Por qué Amy podría llevarse un Óscar en “La llegada”?

En “La llegada” da vida a una experta -Louise Banks- a la que el Gobierno estadounidense le pide que trate de comunicarse con unos alienígenas que han aterrizado en unas gigantescas naves ovaladas en diferentes puntos de la Tierra y que no se sabe si tienen buenas o malas intenciones.

Una historia científica, de extraterrestres, pero también de la maternidad, de la muerte y de las relaciones humanas, que fue precisamente lo que más atrajo a la actriz de esta película.

“Mi interés no tenía nada que ver con los extraterrestres. Era sobre todo la historia humana, sobre Louise y su hija: eso fue lo que me atrajo de la película (…), el conflicto global, el giro que da la historia, lo que descubrimos que hay por debajo”, explica emocionada.

Porque, asegura, no es una historia de extraterrestres sino la de una mujer. “La película comienza y acaba con ella hablándole a su hija, y esa es una de las fuerzas fundamentales de la historia, así que traté de mantener eso en la cabeza, que, aunque estuviéramos contando una historia de ‘aliens’, tenía este elemento humano y sencillo”.

Una película en la que estuvo acompañada por actores como Jeremy Renner y Forest Whitaker y dirigida por Villeneuve, del que destaca su “alma maravillosa”.

Le encantó su visión de la historia de su personaje, centrada en la mujer, no en la experta: una dualidad que le hizo estar durante todo el rodaje, que duró tres meses, “con dolor de estómago”, reconoce.

Pero el guion y el cómo quería contar la historia Villeneuve fueron lo que le sedujeron. “Soy muy afortunada de haber hecho este viaje y crear este maravilloso personaje; la experiencia de rodarla fue transformadora para mí”, dijo Adams.