• |
  • |
  • Edición Impresa

Correr es una de las actividades más usadas con el objetivo de perder peso, pues realmente puede ser un recurso de utilidad cuando se busca deshacerse de las libras demás. Pero si corrés para adelgazar y querés obtener buenos resultados, debés evitar los siguientes errores:

Comer y comer

Si has decidido adelgazar y para ello, la única medida que has tomado es incorporar 60 minutos de carrera diaria, probablemente podás sentirte con más hambre o con más deseos de comer alimentos específicos. Y como ahora corrés, te sentís "autorizado" a comer más o alimentos con más calorías.

Correr no es una licencia para comer más o de peor calidad, y por supuesto, compensar el gasto calórico que la actividad produce comiendo más alimentos cargados de azúcar o incrementando las porciones, será un error si queremos adelgazar.

Por otro lado, para enfrentar el estrés que puede producir el esfuerzo físico lo recomendable es comer más sano que nunca, ofreciendo los alimentos con ricos nutrientes. Por ello, correr no te autoriza a comer más o de peor calidad y si querés perder peso con salud, más que nunca debés controlar lo que comés.

Abusar de bebidas

Las bebidas isotónicas o deportivas tienen por finalidad reponer líquidos y electrolitos del organismo tras una sudoración intensa o esfuerzos físicos prolongados.

Su consumo puede ser muy útil tras carreras de larga duración, sin embargo, consumirlas cuando solo hemos corrido 30 minutos o ingerirlas en grandes cantidades puede conducirte a un gran ingreso de azúcares y calorías.

No descansar

En el intento de quemar más calorías, podés cometer el error de no desaprovechar un día y correr a diario sin descanso alguno. Esto puede pasarnos una gran factura. El descanso físico y mental es siempre necesario.