• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Después de degustar una ensalada, sea de nuestro agrado o no, a muchos hombres nos queda aquella sensación que hizo falta el arrocito, los frijoles, un bastimento. O la carne y el fresco.

Ese hueco que queda en nuestro estómago (hambre, en otras palabras) tiene una explicación médica que nosotros podemos reparar si en nuestros planes 2017 está mejorar nuestros hábitos alimenticios.

El endocrino y nutricionista Mario Enrique Vega Carbó explica que hay varios factores por los que después de comer ensaladas muchas personas no sacian el hambre y terminan rompiendo la dieta con carbohidratos y grasas.

Uno de los factores a considerar es el tiempo, afirma el especialista. Para poder mejorar el grado de saciedad lo recomendable es masticar lentamente. Si comemos una ensalada en 5 minutos al rato tendremos hambre. Vega señala que el tiempo promedio para que el nervio vago “comunique” al cerebro que nos hemos saciado son 20 minutos o media hora.

Documentos consultados indican que la saciedad y la relajación después de una comida es en parte causada por una activación de la transmisión del nervio vago en el cerebro en respuesta a la ingesta de alimentos.

El volumen, indica el especialista es otro factor que se debe tomar en cuenta, especialmente si la persona está acostumbrada a consumir grandes cantidades de comida. Su estómago es más grande, por ende, necesita aproximadamente 500 gramos de ensalada (una libra o medio kilo). En otros términos, dos tazas de ensaladas.

Recomendación: Si estás acostumbrado a comer rápido, hace pausa en la comida. Comé una porción primero y hacés alguna actividad ( hablar por teléfono o conversar con alguien en la mesa) y luego volver a comer.

¿Qué hay en mi plato?

El contenido de la ensalada es fundamental para lograr la saciedad. El agua, la fibra y las proteínas dan mayor saciedad, explica Vega y resulta que la mayoría de hojas verdes son menos ricas en agua, por eso, para que quedemos satisfechos anotá.

Recomendaciones

Bebete dos vasos con agua antes de comer la ensalada y también podés incluirle fibra (zanahoria y remolacha) y proteína (un huevo o dos claras) ¡Ah! y tomate.

¿Y los aderezos? Si estás a dieta y querés mantener la ensalada sin grasa dejá los aderezos a un lado. Optá por limón o vinagre de manzana. Aunque el especialista dice que es válido añadirle una cucharadita (nada más) de salsa a tu ensalada vegetariana.

Aunque parezca imposible la temperatura de la comida también influye en la sensación de saciedad. El especialista de la clínica Santa Fe indica que lo caliente produce mejor saciedad.

Pero ¿cómo comerse una ensalada verde caliente? Es imposible. La alternativa es incluirle la proteína, en este caso, la carne caliente. Puede ser pollo a la plancha.

Otro elemento importante que el médico recomienda es que los ingredientes de las ensaladas se deben comer en trozos grandes, no picados, ni rallados, ni licuados ¿por qué? Entre más grueso sea el elemento, mejor porque la persona la masticación es más larga y la lentitud al digerir ayuda.