•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estás cansado de escuchar que el consumo de las carnes rojas es poco saludable, y por supuesto, debés elegir las blancas, pero te han explicado en qué radica el valor nutricional de este tipo de carnes, que para la mayoría de hombres es insípida.  En esta edición consultamos a la nutricionista Rosmy Ascencio, quien explica claramente que el sexo masculino debería de preferir las carnes blancas y como el organismo se lo  agradecerá grandemente.

Ascencio afirma que las carnes blancas son aquellas de color pálido y a ellas pertenecen las carnes de aves como el pollo, el pavo, conejo, cerdo (el lomo de cerdo) y pescados.

Cuidado con el sazón

Es importante no abusar de los condimentos o algunas formas de preparación demasiados complejas, ya que la carne blanca es fácil de digerir , pero si lleva demasiados condimentos, también será difícil de digerir para tu organismo.

“Por naturaleza, la menor presencia de purinas (que el organismo descompone en ácido úrico) en la carne blanca, hace que esta demande menor trabajo digestivo; no obstante la preparación y el corte de cualquier carne ya sea blanca o roja, influirá en gran medida si es bien digerida o no; por ejemplo: será más trabajoso digerir un filete de pescado empanizado que una porción de lomo de res a la plancha”, detalló la experta.

Respecto al pescado, la experta en nutrición explica que tiene menos tejido conectivo en relación a las otras carnes, lo que facilita su digestibilidad, además la porción de grasa en el pescado blanco es poco significativa respecto a la carne.

¿A qué hora comer?

Las carnes blancas son fácilmente digeridas, por cultura, hay una tendencia a comerlas en almuerzos y cenas, pero Ascencio afirmó que se puedecomer  incluso como meriendas después de un entrenamiento que demande esfuerzo muscular o en el desayuno (burrito de pollo desmenuzado o emparedado de atún). Eso sí, recordá que la manera en que se prepara las hará más o menos fácil para digerirlas.

Vitaminas y nutrientes

Siempre se aconseja el consumo de carnes blancas, pero ¿Qué vitaminas y nutrientes brindarán a tu cuerpo?

“Tanto las carnes blancas como las rojas son fuente de proteínas de alto valor biológico pero, a diferencia de las primeras, en ellas el contenido en lípidos es notablemente inferior, no superando, en ningún caso, el 10% del total de nutrientes ingeridos; esta característica es la que la hace atractiva para los planes de dietas hipocalóricos e hipolipídica pero manteniendo buen tono muscular”, detalló Ascencio.

Además la nutricionista destaca que su alto contenido en proteína (aminoácidos esenciales) y prácticamente la nula presencia de hidratos de carbono, los minerales como el hierro, el sodio, el fósforo o el zinc que poseen  hace de estas carnes un manjar de vitaminas para tu organismo.

También hay que destacar que su aporte vitamínico (especialmente vitaminas del grupo B), contienen menos colesterol, tiene entre  70 – 80 mg. por cada 100 gramos de pollo o pavo frente a los 100- 120 de una pieza de res.

Siguiendo la comparación entre el pescado y las otras carnes, contiene aproximadamente la misma cantidad de proteínas (12-23%) aunque la calidad de este último es de mayor calidad y además, el pescado contiene más agua. En cuanto a los carbohidratos, los dos son deficitarios (tanto rojas como blancas, sobresaliendo el pescado), y ambos tienen concentraciones similares en colesterol y sales minerales.

¿Por qué es importante consumirlas?

Debido a su valor nutricional como fuente de proteínas y minerales es esencial para cumplir las funciones de construcción y reparación de tejidos así como la regulación a partir de sus minerales.

¿Quién no debe comer carne blanca?

 Ascencio explicó que la carne blanca es recomendada a toda la población, será contraindicada en pocas ocasiones, como por ejemplo,  se suspende cuando se registran casos donde la carne de cerdo y ciertos pescados desencadenan problemas de salud a quienes la consumen, ya que estas personas sufren alergias o son intolerantes a este tipo de carnes.

Además la nutricionista dijo que se debe tener cuidado y estudiar el caso con un especialista (alergólogo o gastroenterólogo) porque es necesario distinguir la causa real de la intolerancia o alergia, o bien intoxicación por mala manipulación/conservación de la carne.