• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Una familia de Bangladés en Asia fue arrestada esta semana por la Policía, acusada de utilizar un pene falso para estafar a los habitantes de un pueblo del sur de ese país.

Según los acusados, a su hija de 15 años un profeta le había cambiado de sexo, dotándole de un pene, algo que ellos apreciaron porque deseaban procrear un hijo varón.

La adolescente fue mostrada con su presunto nuevo miembro viril ante los religiosos del pueblo. Lo ocurrido llamó tanto la atención de los habitantes del lugar que muchos de ellos se dirigieron hacia la casa de la familia de la joven, en busca del profeta para que les ayudara con sus problemas, enfermedades o les concediera un milagro.

Esta circunstancia fue aprovechada por la familia, para planear una estafa que consistía en hacer creer a sus vecinos, que había aparecido en su casa un profeta capaz de realizar milagro.

La noticia del supuesto profeta se corrió rápido por el pueblo y no pasó desapercibida por la policía, quienes dieron seguimiento al caso y solicitaron a la familia llevar a la joven a un hospital para realizarle una examinación médica.

Tras llevar a la hija a un hospital, se descubrió que la adolescente llevaba "un pene falso atado a su cintura", explicó el jefe de la Policía Local.

La gran mayoría de la población de este país asiático es muy religiosa y cree en la existencia de unos “genios mágicos” típicos de la cultura islámica, (“los djinn”). Sin embargo, solo se trataba de una mentira de la familia para poder estafarlos.

Los tres miembros de la familia fueron arrestados y ahora se enfrentan ahora a cargos de fraude y estafa.