•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El pene necesita  cuidados y formas correctas de higiene para mantener su funcionamiento. Este órgano sexual masculino, que funciona como conducto para eliminar la orina del cuerpo, puede enfermarse y necesita cuidados. 

Según el médico Luis Enrique Rojas Román, especialista en Urología, la mayoría de las enfermedades que afectan al pene son usualmente las afecciones de la piel de este órgano “son lesiones evidentes detectadas por el mismo paciente”. 

La mayoría de hombres que asisten a estas consultas, dijo el galeno, son afecciones por virus tipo el herpes virus y el papiloma, le sigue en frecuencia la balanitis por hongos (candidiasis), las dos primeras infecciones de transmisión sexual (ITS); pero también la fimosis y el tratamiento es quirúrgico. 

Román alertó que este tipo de enfermedades puede aparecer tiempo después y algunas no tienen cura.  “El virus se oculta del sistema inmunológico en los nervios y luego se reactiva. El papiloma puede volver a aparecer nuevamente”, explicó. 

La más grave

El urólogo apuntó que la enfermedad más grave es el carcinoma  epidermoide del pene. “Esta casi siempre asociado a la fimosis de larga evolución y a malos hábitos de higiene del pene, así que lo más  importante es el aseo diario del glande del pene que se logra al retraer completamente el prepucio y lavarlo con agua y jabón neutro”, mencionó. 

En caso que el paciente no se revise y no use tratamiento las consecuencias son letales. “Puede existir la cronicidad de la afección, úlceras en la piel del pene, infección del pene, cáncer de pene y hasta la pérdida completa del órgano”, advirtió. 

La recomendación del doctor Román es que un hombre debe realizarse un chequeo anual independientemente de la edad del paciente. 

Esto pasa con algunas enfermedades

Según un artículo de ABC, la  balanitis es la infección del glande del pene, si el prepucio también se ve afectado se denomina balanopostitis. Los síntomas son enrojecimiento del glande y del prepucio, máculas y pápulas erosionadas de no más de un centímetro y molestias y escozor.

Los hombre que padecen de fimosis, explica la página institutouroandrologico.com, que consiste en una estrechez del prepucio, favorece la aparición de las siguientes complicaciones:  falta de higiene, parafimosis,  infecciones de orina fisuras y sangrados al mantener relaciones sexuales y cáncer del pene en edad adulta.  La fimosis se soluciona con una sencilla cirugía local que se denomina circuncisión.

Algunas lesiones menores, no menos importantes son: pápulas perladas, granulomas sebáceos, linfangitis esclerosante del pene, moluscum contagiosum y trombosis vena dorsal del pene.