•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El virus del zika, tras abandonar el torrente sanguíneo, sigue replicándose en células de los testículos y afecta a estos órganos, según un estudio publicado está semana en la revista especializada Science Advances.

La investigación, realizada por científicos de la Universidad de Yale (EE. UU.) y probada en ratones, afirma que el virus produce inflamación y disminución de los niveles de testosterona, entre otros efectos.

"Se había reportado que el virus del zika podía ser detectado en el semen por períodos prolongados después de la infección en el ser humano. Por lo tanto, tuvimos la hipótesis de que el virus puede replicarse en los testículos y lo probamos usando un modelo con ratones", explicó a EFE  Ryuta Uraki, el investigador de Yale que lideró el estudio.

Para comprender las consecuencias de la persistencia del virus, los expertos infectaron ratones con una cepa que no era mortal.

Notaron que el virus desaparecía de la sangre de los ratones una vez que los animales llevaban ya 21 días infectados, pero todavía veían al zika presente en los testículos. Los órganos, además, se habían encogido "significativamente", lo que para Uraki indica que las células habían muerto luego de la infección.