• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Cada vez más hombresse realizan un tatuaje, algunos plasman un momento especial, recuerdan a una persona y otros simplemente son amantes a la tinta. Cualquiera que sea la razón, los tatuajes colonizaron los cuerpos. Hombres y mujeres deciden pintar con distintas figuras sus brazos, piernas, espalda o pecho. No es una novedad. Se estima que los primeros tatuajes datan de hace más de 5,000 años. Aunque en los últimos tiempos la moda se reinstaló con fines estéticos.

Un estudio realizado el año pasado por dos instituciones polacas, la Universidad Jagiellonian y la Academia Polaca de Ciencia, se propuso confirmar una presunción: ¿las mujeres sienten mayor atracción sexual por los hombres tatuados? Y, en ese caso, ¿por qué?

Sensualidad

Para Blanca García, presentadora de Canal 6, los hombres tatuados son más “sexys pero sin caer en la exageración.

“También depende de la zona donde se lo hagan, y si eso debe tener un significado, me da igual. Considero que mientras se vean bien hechos y de calidad son bonitos”, opinó.

La zona es una parte importante, según Mary Kirkilands, locutora de radio Activa, pues le gusta “apreciarlo”. “A mí me llaman la atención, probablemente sin tatuaje pase desapercibido, pero si le veo uno definitivamente lo noto, y me gusta apreciarlo. Los hombres con tatuajes son sexys, sobre todo si son visibles”, insistió.

Por su lado, Alejandro Molina, tatuador profesional, dice que la “apariencia de malo” que proyecta cuando un hombre tiene tatuajes es lo atractivo. “La apariencia dura que es lo que le gusta a las mujeres, pues se sienten protegidas y seguras. Ahora también está de moda la barba, así que eso se le suma”, opinó.

Molina señala que hay dos tipos de hombres a la hora de tatuarse, “los que vienen por un tatuaje algo pequeño para quitarse las ganas y quienes quieren cambiar su apariencia con algo grande, bien elaborado”, mencionó.

Lo positivo y negativo

Los investigadores reunieron en el 2016 a 2,500 hombres y mujeres heterosexuales polacos. A las participantes femeninas se les pidió que miraran y calificaran de acuerdo con sus parámetros de belleza a varones con el torso desnudo. Muchos de ellos tenían tatuajes; algunos agregados digitalmente. Los resultados publicados en Research Gate mostraron que las mujeres clasificaron a los hombres tatuados como más agresivos, masculinos y que gozaban de mejor salud que aquellos que no tenían su piel tatuada. Aunque la consideración general era que no les resultaban más atractivos.

En el mismo documento, según publicó infobae.com, las mujeres prefieren a los hombres tatuados para relaciones ocasionales, y no para un vínculo de pareja estable. El equipo de investigación dio a llamar "El lado oscuro de las características relacionadas con la testosterona" al fenómeno que vincula a los tatuajes y la virilidad con actos de violencia, abuso doméstico o tasas más altas de infidelidad. Por eso, dicen, más allá de la atracción sexual, ellas no los prefieren para relaciones románticas.