•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La alimentación es primordial para tener buena salud y un cuerpo bien definido. Las ensaladas con bases de hortalizas, pastas, arroz o legumbres se convierten en protagonistas. Anabel Aragón, experta en nutrición de Nestlé,  da consejos para aportar variedad sobre los platos de toda la vida apostando por la cocina sana.

Además, la variedad de verduras y de frutas típicas hacen que la gastronomía se enriquezca con nuevos colores, olores, sabores y texturas. “Cabe recordar que la dieta mediterránea, una de las más saludables, es abundante en alimentos de temporada, aportan un panorama espectacular”, afirma la nutricionista.

También hay que tener en cuenta que beber mucha  agua es primordial, de ahí que este elemento esté especialmente presente en muchos alimentos y preparaciones que aportan frescor, como las sopas frías, las ensaladas, los asados y salteados de verduras, pescados, etc. 

Para tener una dieta sana, equilibrada y variada es necesario que “en la despensa tengamos siempre alimentos frescos donde predominen los de origen vegetal como frutas, hortalizas, legumbres, pan, pastas, arroces, especias o hierbas aromáticas”. Estos ingredientes son la base de las siguientes ideas que aporta Anabel Aragón.

Reinventando los clásicos

“En el grupo de las sopas frías destaca el gazpacho, ya sea rojo o blanco, donde el agua es el ingrediente principal junto a las hortalizas de temporada como el tomate, la cebolla, la chiltoma o el ajo”, cuenta la experta. Las recetas son muy variadas y pueden llevar -o no- pepino, pan, almendras o hierbabuena.

Y a la hora de ir más allá e innovar, Anabel Aragón  propone ideas como el gazpacho de remolacha o sandía, que son más novedosos. De este modo, podemos probar combinaciones con múltiples ingredientes, siempre apostando por los más sanos y ligeros para no dejar de lado la cocina sana.

Los pescados y mariscos también son una buena idea por su sencilla preparación. Anabel Aragón propone hacerlos a la plancha, o al horno y combinarlos con cualquier tipo de hortaliza.

La pasta también es un alimento muy versátil y fácil de preparar. Más allá de los típicos sofritos de tomate, podés elaborarla con pequeñas cantidades de otras salsas, verduras o hierbas aromáticas.

La gastronomía también es muy rica en recetas de arroz variadas. “En verano destacan aquellas que están preparadas con pescados o mariscos y las de verduras”.

La estrella de la cocina

La reina indiscutible de la comida sana es la ensalada, dado que es una de las formas más sencillas y rápidas de comer hortalizas y de combinarlas de forma sana y variada. “Podemos tomarlas como entrante o como acompañante del plato principal”, reconoce la nutricionista.

Pero no tenemos que limitarnos a la típica ensalada verde: la pasta -de diferentes formas y colores-, el arroz o las legumbres pueden conformar bases diferentes que te permitan innovar. Podés complementarlas con todo tipo de hortalizas como el pepino, el tomate, la zanahoria,  o el apio.

La fruta es otro elemento fundamental para aportar color y sabor a la ensalada, bien en su versión natural o desecada. El queso y el huevo en pequeñas cantidades también pueden ser un buen complemento.

Los aliños pueden ser otro pilar para aportar variedad a tus ensaladas, aunque es conveniente apostar por aquellos con menor contenido calórico. El aceite de oliva es el aliado perfecto, acompañado de distintos vinagres o hierbas aromáticas. Las mayonesas ligeras o las salsas de mostaza, yogur o vinagreta son otras opciones sabrosas. No obstante, “se recomienda que predominen aquellas que estén condimentadas con aceite de oliva virgen”.