•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es más que obvio que todos tenemos gustos diferentes, decidimos cómo vestirnos, o qué tendencia adoptar. En general se supone que perseguimos unos ideales que van acorde con nuestro estilo de vida y pensamientos, los cuales desvelamos a través de la vestimenta y de nuestra forma de ser. En el caso de los hombres, muchas tendencias se han asomado en este género, desde los sapiosexuales, los hipsters, pasando por los metrosexuales hasta los Bad Boys, o conocidos en español como “chicos malos”, de cuya tendencia rebelde hablaremos en esta entrega. 

En este punto, el concepto de maldad para decir “chico malo” funciona como un término muy subjetivo, lo “malo” no necesariamente representa una maldad verdadera en ellos, pero de lo que sí podemos estar seguros es que se refiere a hombres que tienen un comportamiento rebelde, tipos a los que no les gusta ser dominados y que buscan tener una apariencia fuerte, tanto física como mentalmente”, comenta el sicólogo Darrel Borge. También, el sicólogo añade que extrañamente las mujeres logran sentirse atraídas por estos hombres, ¿las razones?, Borge asume que a ellas les llama la atención ciertas actitudes riesgosas de algunos hombres, además que se trata de un grupo de chicos que tienen gustos no tan comunes en comparación con otros hombres.

Estudio

Para comprender el tema y descubrir ese encanto narcótico que los chicos malos causan en algunas mujeres, aparte de reconocer que esta tendencia se ha mantenido vigente desde hace algún tiempo, el sicólogo hace referencia a una investigación realizada por el Hospital Clínico y Provincial de Barcelona, en la que se reveló que ser un chico malo, raro, o tener rasgos patológicos extremos, podría tener sus ventajas a la hora de atraer al sexo opuesto. Básicamente Darrel explica que el estudio pretendió esclarecer porqué es conveniente pasarse al “lado oscuro” para triunfar en el amor. La conclusión fue que las personalidades extremas podrían ser mejoras evolutivas del hombre actual que proporcionan más éxito a la hora de relacionarse o procrear, es decir que este tipo de personalidades “no son enfermedades, sino estrategias evolutivas ventajosas”, según reconocieron los investigadores del tema.

En el mismo estudio también se reconoció que en la atracción de las mujeres hacia los chicos malos intervienen otros factores como la inteligencia, atractivo físico o situación económica. La parte sicológica interviene en las relaciones, pero no lo es todo. A continuación, de acuerdo al sitio web Askmen, compartimos cuáles son las características que definen la personalidad de los chicos malos.

Sin rodeos

Son honestos siempre, los chicos buenos tienen miedo a “quedar mal”. Los chicos malos, si algo no les gusta, no pretenden hacer como que les gusta o decir mentiras. Incluso, cuando llegan a mirar de más a una mujer son hasta cínicos, y cuando ellas los sorprenden, hacen una broma sobre ellos mismos o aceptan que la estaban viendo. Mientras que los muchachos buenos desvían la mirada, se ponen rojos o dicen algo raro.

Son el centro del mundo

Su primer objetivo en la vida es ser felices, todo lo demás es secundario. Son una prioridad para ellos mismos, de verdad creen que son importantes y las mujeres también lo creen. 

No se preocupan por todo

Los chicos malos siempre están relajados y eso es súper sexy para las mujeres, no importa si están en una situación de riesgo o si están a punto de pelear. Siempre parecen tener todo bajo control, se ven confiados, algo que no muchos logran con naturalidad.

No piden permiso 

Los chicos buenos siempre esperan por una señal para tomar acción, lo que los lleva a ser indecisos. Los chicos malos saben lo que quieren y van por ello, en especial con las mujeres. Mientras que el chico bueno le pide permiso para dar un beso, el otro ya llegó a segunda base.

Es líder

No espera a que alguien le diga a dónde ir o qué hacer. Si el grupo no sabe qué hacer, este es el primero en dar una solución. El líder se deja de preocupar por los demás, porque hace lo que se necesita hacer.