•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Desde hace un tiempo siente pocas ganas de mantener relaciones amorosas? ¿Percibe que a su pareja le atrae más a menudo la intimidad que a usted? ¿Se pregunta a dónde fue a parar el calor, la pasión que sentían al encontrarse y abrazarse y qué ahora ha sido reemplazado por la frialdad?. 

Aunque ella ni él tengan problemas de salud, a veces las preocupaciones, el estrés, la falta de tiempo y el ritmo de vida agotador, y las continuas presiones cotidianas, pueden conspirar para que el deseo sexual disminuya en uno o ambos .

La buena noticia es que la libido femenina y la masculina pueden aumentarse, revitalizando la vida sexual, gracias a una serie de aliados naturales,  sin receta médica, que ayudan a que nuestro cuerpo y nuestra mente estén en mejores condiciones para disfrutar del erotismo y más predispuestos a la pasión.

Estimular el erotismo

Para la sicóloga, ‘coach’ y experta en psicoterapia Mertxe Pasamontes (www.mertxepasamontes.com) la primera forma sicológica de aumentar la libido consiste en algo tan básico como es “pensar en el sexo”. 

“Es difícil sentir deseo sexual si es algo a lo que no se le dedica ningún espacio en la mente. Podemos, para empezar, tratar de tener fantasías sexuales con nuestra pareja, visualizando en nuestra mente, por lo menos una vez al día, momentos de excitación y placer juntos”, sugiere Pasamontes a Efe.

Si imaginar nos resulta muy difícil, esta sicóloga recomienda recurrir a la literatura erótica, ya que leer este tipo de libros “nos permite tener un primer estímulo, y después podemos dejar volar la imaginación componiendo la escena íntima del modo que sea más atractivo para nosotros”.

Pasamontes también aconseja aprender a estar presente y a disfrutar de los sentidos, entrenando lo que denomina nuestra ‘mente mindful’ (consciente), es decir practicar el ‘mindfulness’ o atención plena, “un estado de conciencia no reactivo y no prejuicioso, de aceptación y observación de la experiencia tal como es en el momento presente”, explica. 

Según esta sicóloga y terapeuta, la sexualidad tiene mucho que ver con la sensualidad y el disfrute de los sentidos, y por eso recomienda practicar la “presencia atenta”, no solamente cuando queramos tener sexo, sino tratando de adquirir una mayor capacidad de estar presente en los sabores, en los sonidos, en los aromas, en el tacto, en mirar de verdad las cosas. 

Para entrenar la ‘mente mindful’, “podemos intentar tener una experiencia sensorial plena cada día, alternando entre los diferentes sentidos. Eso nos ayudará a disfrutar más de las relaciones sexuales y a quererlas tener con más frecuencia”, señala Pasamontes, autora del libro ‘Rompe tus cadenas mentales. Y atrévete a cambiar’.

Pasamontes aclara en una de las entradas de su blog, que el tantra es una de las disciplinas orientales más conocidas para disfrutar más de la sexualidad. “Pero no es solo sexo, sino que también es sensualidad, sensorialidad”, indica.

Remedios

“Los complementos alimenticios con vitaminas, minerales y una alta concentración de extractos de plantas y sin receta médica, que puede tomar toda persona que se encuentre sana, también son una vía eficaz para recuperar la pasión del amor”, explica a Efe Carlos Lage, director general de la firma Zomec. 

Estos laboratorios han desarrollado y comercializan una gama de cuatro productos naturales “con formulaciones específicas para la mujer y el hombre, y destinados a aumentar el deseo sexual y mejorar las relaciones”, según Lage. 

“Dos de estos complementos –uno para ella y otro para él- se toman una vez al día y ayudan, en general, a disminuir la fatiga diaria por el estrés y el cansancio del trabajo cotidiano, así como a aumentar el apetito sexual”, indica Lage.

Los otros dos productos se toman antes del acto sexual y “actúan en pocos minutos y tienen algunos efectos comunes para ambos integrantes de la pareja, como elevar la energía, reducir el cansancio y aumentar el flujo sanguíneo en los órganos sexuales”, afirma este experto.

“Estos productos podríamos decir que son como ‘viagras naturales’, que aumentan el deseo y la capacidad sexual, no solo el hombre, para el cual ya había productos en el mercado, sino que además estimulan a la mujer, ya que hasta ahora no había un complemento alimenticio destinado exclusivamente a aumentar la libido femenina”, señala Carlos Lage a Efe.

“El ginseng produce efectos positivos en la normalización del aparato sexual y mantiene la erección, y a la mujer le da vitalidad y le quita la fatiga; la damiana es una planta afrodisíaca y tónica; y el aminoácido L-Arginina ejerce efecto sobre la actividad sexual, mejorando la función eréctil y el flujo sanguíneo en el órgano sexual femenino”, explica a Efe.

“Otras plantas que llevan el compuesto aumentan el estado de ánimo, reducen el cansancio físico o son vasodilatadoras, en tanto que la pimienta negra  permite que las plantas se asimilen más rápido, unos efectos de los cuales pueden dar testimonio muchas personas que están tomando estos complementos”, concluye.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus