•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El placer de tomar vino puede resultar beneficioso para el cuerpo, siempre y cuando se tome moderadamente. 

Desde hace miles de años el vino forma parte importante de la historia de la humanidad. Ha sido utilizado con fines recreativos, ceremoniales, alimenticios y hasta medicinales, por ello constituye una bebida muy consumida alrededor del mundo y se ha descubierto que aporta muchos beneficios para la salud.

La forma de elaboración más tradicional es mediante la fermentación de los granos de uva por medio de las levaduras; estos microorganismos se alimentan del azúcar natural de la fruta, produciendo con este mecanismo alcohol, debido a la presencia de dicha sustancia, el vino debe ser consumido con moderación.

Beneficios de su consumo

1 Reduce los niveles de colesterol malo 

El vino contiene gran cantidad de polifenoles, un grupo de elementos que se encuentra naturalmente en ciertas plantas con poderes antioxidantes. El vino tinto disminuye la formación de LDL o colesterol malo en sangre. Incluso se ha comprobado que reduce el taponamiento de las arterias provocado por la formación de placa.

2 Disminuye las posibilidades de padecer cáncer  

Algunas plantas generan un químico llamado resveratrol, para protegerse de hongos y bacterias. La piel de la uva contiene altas proporciones de dicha sustancia. Para elaborar vino blanco es necesario remover la piel y en consecuencia el nivel de resveratrol se reduce abruptamente. En cambio sus beneficios permanecen en el vino tinto, inhibiendo la actividad de los carcinógenos.

De acuerdo con los resultados de algunos estudios con vino tinto, los científicos sostienen que este químico sería responsable de reducir el desarrollo de cáncer del tracto digestivo, colon, pulmón.

3 Quemador de grasa 

El consumo de vino tinto activa la función de un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y ayuda a movilizar las existentes.  En dosis moderadas, contribuye a reducir la obesidad y el sobrepeso al envejecer.

4 Mejora la visión

Los antioxidantes que se encuentran en el vino tinto y las uvas, inhiben el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, asociados con enfermedades oculares como la degeneración macular y la retinopatía diabética.

5 Previene la hipertensión 

Una dieta sana y estilo de vida saludable, el consumo diario de vino tinto sin alcohol puede ayudar a prevenir la hipertensión en hombres  y mujeres con riesgo de enfermedad cardíaca

6 Antienvejecimiento 

El resveratrol es el compuesto responsable de este efecto beneficioso. Se encuentra en la piel de las uvas de color rojo, arándanos y nueces. Previniendo las expresiones faciales, problemas cardiacos y mejorando los niveles de estrés.

Puedes comenzar a introducir en tu menú del día 1 copa de vino tinto para tus cenas, de esta manera te sentirás relajado y obtendrás todos los beneficios anteriormente mencionados.