•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Llega la semana de las vacaciones, esos días en los que las salidas están a la orden del día, sobre todo si de disfrutar del mar se trata. En esta temporada, los zapatos se toman un descanso, y las chinelas y sandalias esperan por tus pies. Eso sí, los calzados que son abiertos implican una condición: que tus pies estén bien cuidados, es decir limpios, llevar las uñas arregladas y talones sin signos de grietas ni resequedad.

La humectación en los pies es clave, indica la experta en el ramo de la belleza y estética, Xenia Ubilla. “Hay caballeros que se acercan a los salones solo en este tiempo, y se realizan su pedicure. Lo cierto es que las uñas deben ser arregladas cada 15 días, considero que siempre se está expuesto a pasar por un imprevisto en el que haya que mostrarlas. Es mejor prevenir”, dice la experta.

Entonces, al rescate del calzado estival llega la pedicura, ese tratamiento de belleza que a los hombres les está costando descubrir, pues aún hay timidez reconoce Ubilla, pero admite que todo aquel que lo prueba, llega a repetir. Una recomendación es que al usar sandalias descartés el aplicarte talco, porque ese aspecto blanco en los pies no luce nada bien, lo ideal es usar aromatizante en spray. Además, como parte de la higiene diaria de los pies, hay que secarlos cuidadosamente, especialmente entre los dedos para no contraer infecciones por hongos.

En casa

Si no optás por ir a un centro de belleza, en casa podés resolver. La experta manifiesta que se debe comenzar con un baño de pies por unos 15 minutos para ir ablandando la piel, sobre todo la de los talones, que es la de mayor grosor del cuerpo. Después, hay que aplicarse una crema exfoliante de grano grueso para eliminar las capas de células muertas que se han acumulado en todo este tiempo, haciendo especial hincapié en durezas y callos. 

La faena debe continuar con la ayuda de un raspador específico para la zona. ¿Qué sigue? es hora de meterse con las uñas. Mantené a mano un kit de manicura que incluya, como mínimo, tijeras, lima y tenaza, y comenzá a cortar las uñas y pulí donde haga falta. “Las uñas hay que cortárselas en línea recta y luego se deben suavizar los bordes con una lima de uñas cada semana o cuando sea necesario. Recortar las uñas de los pies después del baño, facilita esta acción”, aconseja Ubilla.

Una vez ya listos tus pies, apostá por una fórmula ligera de hidratación y de rápida absorción que te permita calzarte enseguida (si no disponés de mucho tiempo). Pero si vas a quedarte en casa, mejor elegí una crema de textura densa que nutra la piel de esta zona a profundidad. En ambos casos, debés aplicar la fórmula con un ligero masaje para relajar los pies.

Para el toque final, lo ideal es aplicarse una base de tratamiento sin color que nutra y fortalezca las uñas. Pero si no te ves haciéndote todo este procedimiento, siempre podés acudir a un centro de estética masculina de tu confianza.

En verano se debe duplicar la hidratación de la piel, para evitar problemas de sequedad. Se recomienda aplicar las cremas hidratantes o aceite de oliva, preferiblemente por la noche, para evitar aumentar la sudoración durante el día. También no hay que olvidarse del uso de una lima o piedra pómez en las zonas rugosas y ásperas de los pies un par de veces por semana, con el objetivo de eliminar la acumulación de durezas.