•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La condición de envejecer trae importantes modificaciones en nuestro organismo, mismas que no siempre son evidentes, pero que sí pueden generar un daño en la autoestima, y una de muchas preguntas que los hombres temen hacer es sobre si su miembro puede disminuir de tamaño con el paso de los años. La realidad es que como en todo, el miembro masculino no es el mismo a los 30 que a los 60 años, y conforme se va ganando años, la testosterona va disminuyendo, y puede hacerte más propenso a que sufrás de disfunción eréctil.

Lo que sucede

Una vez aclarado lo anterior, debés conservar la calma porque el urólogo Francisco Frixione explica que “el miembro masculino realmente no es que se encoja con la edad, lo que sucede es que sufre el mismo envejecimiento que toda la anatomía corporal, es decir, que los cambios se van a dar de acuerdo con la edad del paciente”.

También agrega que el pene va a reducir su sensibilidad, la rapidez de respuesta a un estímulo sexual y tendrá una disfunción que tiene que ver con múltiples factores: orgánico, sicológico, farmacológico. Todo esto va a estar relacionado a la hormona sexual masculina, la testosterona. 

La testosterona es la hormona que tendrá un papel determinante para que se pueda tener una actividad sexual satisfactoria, lo que sucede con la edad es que habrá una disminución de los niveles de testosterona en la sangre. “Todos los cambios en el organismo, específicamente en el hombre, van a estar relacionados con los niveles de testosterona regulados por el eje hipotálamo-hipófisis- testículo, en el cual intervienen hormonas que estimulan la producción de testosterona en los testículos”, manifiesta el doctor.

Mucho ojo

A su vez, Frixione indica que el tratamiento de las enfermedades crónicas de los pacientes según su edad y los buenos hábitos son los que van a retardar el envejecimiento de genitales y en general de todo el organismo. Entre otras condiciones, el urólogo debe de tratar cada caso de hipogonadismo que hace que los testículos no produzcan suficiente testosterona, si es que esta es la condición de un determinado paciente.

Entre las modificaciones que se acentúan con la edad se destaca el cambio de color en la cabeza del pene, pues de ser rosa puede llegar a ser morado, debido a la disminución del flujo sanguíneo. Factores de estilo de vida como el fumar, el no alimentarse adecuadamente, sufrir de enfermedades como hipertensión o diabetes también puede hacer que el pene reduzca su tamaño. 

También se puede experimentar una reducción de vello púbico, y si se lleva una dieta rica en grasas, el pene sí puede llegar a encogerse, tanto en longitud como en grosor, debido a que las arterias pequeñas que lo irrigan se llenan de sustancias que impiden su adecuado funcionamiento.

Para que se lleve a cabo la erección, la sangre efectivamente juega un papel fundamental en el pene porque tiene que llenar los cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso.

Está comprobado que un pene en erección en un adulto joven es mayor que en el de un hombre de más de 60 años, pues en promedio hay una variación de tres centímetros. De igual modo, los testículos también disminuyen su tamaño cuando se llega a esa edad, aproximadamente unos 2.5 centímetros de diámetro.