•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El crossfit se puso de moda en todo el mundo. Se trata de un entrenamiento muy intenso y uno recién puede detenerse a hacer una pausa después de 15 minutos. Eso debe bastar para tomar un poco de agua. Después, vienen otros 15 minutos de ejercicios intensos, como remo o sentadillas. Cada ejercicio dura unos 60 segundos y luego se cambia. Mientras, suena una potente música tecno.

El crossfit no es otra cosa que una variante del entrenamiento en circuitos, pero el marco es completamente distinto. En lugar de hacerse en un gimnasio, se entrena en una especie de cuadrilátero especial, donde se reúne un grupo pequeño de hasta 15 personas que entrena bajo supervisión de un especialista y con un programa establecido con antelación. Muchas cosas remiten al entrenamiento más duro, de tipo militar.

 Cáncer colorrectal, prevenir y curar

Los cursos de una hora comienzan con un breve precalentamiento y luego se habla sobre el programa. Este se compone de movimientos de gimnasia, entrenamiento con peso y otros de resistencia con el propio peso corporal, y se hacen en un tiempo determinado. El crossfit no es útil solo para entrenar el cuerpo, sino que es una especie de disciplina competitiva. Incluso hay campeonatos mundiales.

Uno de los motivos del éxito que está viviendo el crossfit es que es altamente competitivo, lo cual es acorde al signo de los tiempos actuales, en los que a las personas les gusta medirse con otro.

 La buena higiene de tu zona íntima

Nadie niega que este ejercicio modela el cuerpo. Sin embargo, sus críticos apuntan siempre a dos cosas: el riesgo de lesionarse es alto (sobre todo porque, por su carácter competivivo, muchas personas exageran en su entrenamiento) y sus entrenadores suelen no estar suficientemente formados. Otros apuntan a que los movimientos son muy complejos y que deberían supervisarse muy bien, lo que no siempre sucede. Sus defensores son de otra opinión y afirman que, si alguien se cansa al entrenar, debe hacer por supuesto una pausa. 

Sin embargo, ciertos elementos de esta disciplina -la música fuerte, el entrenamiento en grupo, algunos gestos como chocar las manos- permiten imaginar que es difícil mostrar debilidad. Por eso, por lo general, no se recomienda a las personas que nunca entrenaron comenzar con una disciplina como el crossfit, sino llegar a ella más o menos entrenadas. Es decir: el crossfit no es una disciplina para principiantes.

 7 cosas que debés evitar si tu cabello es esponjado

También es importante hacer los ejercicios de forma técnicamente “limpia” y de forma consciente: cuando la fuerza cede, es más fácil lesionarse. Una de las ventajas del crossfit es, por otro lado, que motiva. El programa suele ser variado y eso no aburre.

En síntesis: si se está en buena forma y se entrena de forma prudente y con ganas, no hay motivos para no animarse a esta nueva tendencia. A fin de cuentas, encontrar diversión en un deporte es la clave para poder sostenerlo en el tiempo.