•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No hay un número mágico que establezca el número exacto de masturbaciones que debés o podés hacerte. La masturbación es algo sano; sin embargo masturbarse más de la cuenta puede ser un problema e incluso interferir en tu vida diaria. 

Puede que lo hagás dos veces a la semana o dos veces al día, es posible que tengás una rutina incluso. No obstante, de una manera u otra, te habrás dado cuenta de que te masturbás demasiado. Pero, tranquilo, de acuerdo con una publicación en el sitio web Men´s Health, el terapeuta sexual Dan Drake aclara respecto al tema que no hay establecido un número exacto y correcto. “El 27% de los hombres de entre 30 y 39 años se masturba una vez a la semana, aproximadamente”, explica.
La cantidad de masturbaciones no es un problema salvo que esto afecte a tu vida de manera negativa, y aquí te detallamos algunos signos, físicos y mentales, para que identifiqués si tenés un problema con este asunto.

Te hacés daño a vos mismo

Algunos hombres se masturban tan a menudo que se hacen daño a sí mismos, pueden ser lesiones de piel por irritación, o más graves como problemas en perianales. Resulta obvio, pero por si acaso te hacés daño, dejá de masturbarte tanto y con mucha intensidad.

Tu trabajo se resiente

Si preferís quedarte en casa un viernes con tu mano en lugar de salir con amigos, o has llegado tarde a alguna reunión de trabajo por juguetear más de la cuenta, entonces tenés un problema. Tus hábitos de masturbación están interfiriendo en tu vida social y tu trabajo. Cambiá tu rutina.

Tu vida sexual sufre

Algunos caballeros se masturban mucho con un solo tipo de estímulo y visionando pornografía, por lo que cuando van a tener sexo no encuentran la manera de recrear esa sensación y excitación. Si siempre ves el mismo tipo y usás los mismos movimientos, enseñás a tu cerebro a trabajar solo, por lo que podés tener problemas a la hora de mantener relaciones sexuales con tu pareja.

Siempre pensás en masturbarte

Si te levantás con ganas de tocarte, después de comer tenés ganas de hacerlo, y al llegar a casa es lo primero en lo que pensás… tenés un problema.

Solucioná tus problemas

Si estás entre los que considera que tiene problemas con la masturbación, tranquilo, hay solución. El doctor te aconseja que ‘cortés’ con ello bien marcando unos límites directos, o bien reduciendo poco a poco tus hábitos masturbatorios, por ejemplo estableciendo la norma de solo hacerlo por la noche.

La masturbación es una parte saludable de tu vida sexual, y no querrás abandonar esta práctica por completo, pero si tras intentar ‘reglamentar’ los tocamientos fracasás, deberías acudir a un experto para que te dé la terapia necesaria, por tu bien y el de tu socio.