•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si aún no conocés Low Pressure Fitness (LPF), en este artículo te brindamos todos los detalles que necesitás saber para considerarlo como una alternativa de entrenamiento.

Conocimos de ellos mediante Pedro Vásquez, su mánager de mercadeo, quien nos brindó la valiosa información que hoy te compartimos.

En primer lugar, estamos hablando de un método de entrenamiento holístico que integra cuerpo-mente, porque considera al cuerpo como un todo y concibe el entrenamiento de forma global, integrando la postura, la respiración y la conciencia corporal junto con una cuidada metodología de enseñanza adaptada a todo tipo de públicos y niveles de condición física. 

Tras más de 10 años desarrollando los ejercicios hipopresivos, en 2014 surgió el sistema de entrenamiento Low Pressure Fitness (LPF) de la mano de la doctora Rial y Piti Pinsach. Tamara Rial toma como base las técnicas hipopresivas y combina otras técnicas de rehabilitación como la técnica miofascial, postural o la neurodinamia para dar lugar a un entrenamiento de baja intensidad tanto a nivel sicológico como fisiológico. 

Dos pilares fundamentales de LPF son el trabajo postural que incide sobre la musculatura estabilizadora de la columna y los músculos de la pared abdominal y el entrenamiento respiratorio que utiliza la técnica hipopresiva y el ancestral yoga. 

En esta entrevista conocerás más a fondo qué es LPF, cuyo país base es España, pero ya están certificando en México.

¿Cuál es la ventaja del entrenamiento Low Pressure Fitness?

Las actividades de la vida diaria, los esfuerzos físicos, las malas posturas frente a la pantalla del ordenador. son factores que influyen negativamente en presión a la que es sometida nuestra columna vertebral, órganos internos de la cavidad abdominal y también productor de estrés. En definitiva, nuestro actual estilo de vida es demasiado hiperpresivo. Por ello, una buena forma de prevenir los excesos de presión vital al tiempo que entrenas el resto de la musculatura espinal es practicar Low Pressure Fitness, la “gimnasia sin presión”. Bajo el lema “reduce la presión para aumenta el bienestar”, la gimnasia postural global de baja presión, es un tipo de ejercicio cuyas bases son la postura y la respiración, con el beneficio adicional que provoca una disminución de la presión en el abdomen y el suelo pélvico.  

¿En qué radica el éxito de LPF?

La fórmula del éxito de Low Pressure Fitness en realidad no esconde ninguna pócima secreta, sino más bien sentido común a la hora de entrenar y de búsqueda de un adecuado balance o equilibrio a la hora de entrenar. LPF es el perfecto aliado o combinación para equilibrar los deportes o ejercicios de alta intensidad e impacto con ejercicio centrado en aspectos olvidados como la respiración, postura y conciencia corporal. Es decir, el punto clave de este entrenamiento es que forma parte del “eslabón” que nos faltaba dentro de las rutinas más habituales o tradicionales de entrenamiento. Hoy en día se han puesto de moda muchos entrenamientos basados en la alta intensidad, lo que denominamos de “alta presión”, tanto a nivel físico como a nivel sicológico. Este ejercicio es justamente lo contrario, la baja presión por lo que constituye el equilibrio ideal y complementario de entrenamiento de estas actividades de alta intensidad. 

¿En qué se diferencian de los ejercicios abdominales tradicionales?

En la actualidad, existen multitud de ejercicios que trabajan los abdominales y en concreto los diferentes grupos musculares de esta zona: el recto abdominal, transverso, oblicuo interno y externo. Asimismo, debemos tener en cuenta que para que la musculatura del cuerpo esté en equilibrio se debe trabajar la parte posterior donde se encuentran los erectores espinales (multífidos y musculatura lumbar), así como la musculatura del suelo pélvico y diafragmática. De esta manera, observamos un error común entre los practicantes de fitness: creer que para lucir abdominal es suficiente con concentrar todo el trabajo en el recto abdominal. Una práctica equivocada, ya que se está olvidando por completo el resto de grupos musculares que forman el abdomen. Este exceso de trabajo muscular puede llevar a desequilibrios musculares, posturales e incluso lesiones. 

Es importante tener claro que realizar un correcto trabajo de toda la musculatura abdominal nos ayudará a conseguir una buena tonicidad y fortaleza del tronco pero en ningún caso conseguiremos reducir el perímetro abdominal, al contrario de lo que muchos creen.

¿Cuál es el beneficio de LPF?

Mediante el descenso de la presión intrabdominal se tonifica el abdomen vía refleja. Si observamos las fuerzas que se producen en el ejercicio podríamos decir que con una dosis adecuada para cada persona se producirán adaptaciones en mayor o menor medida.

Los ejercicios LPF son un buen trabajo para la musculatura del transverso abdominal, que es el encargado de mantener las vísceras del abdomen y ayuda a la hora de espirar el aire. Es importante trabajar esta zona pero sin hipertonificarla, sino que debemos trabajar también las otras zonas que conforman la musculatura del abdomen tal como hemos indicado anteriormente.