•  |
  •  |

EFE

La laca de uñas, además de ser el nuevo labial, se ha convertido en un accesorio de moda, y dentro del último estilismo, el “nail art” ya es casi una religión.

Como los esmaltes de uñas ocupan un lugar privilegiado en el neceser femenino, las novedades en lacas no se hacen esperar y surgen colecciones repletas de colores alegres y optimistas.

Esta temporada arrasan las uñas redondeadas o en pico barnizadas en blanco y decoradas con motivos negros, plateados o dorados. Junto a ellos, también se imponen los esmaltes metálicos salpicados con purpurina, los tonos frambuesa, aguamarina, bosque, nude, rosa bebé, naranja, melocotón, fucsias, tabaco, guinda, marino, amarillo y negro.

“El rojo es un color que da vida”, decía Christian Dior. Un tono que han lucido las grandes divas de Hollywood en la década de los cincuenta y que hoy también lucen las actrices para potenciar su feminidad.

“Nail art”

El “nail art” lleva tiempo instalado en las pasarelas y en la calle. Parece que no tiene intención de marcharse, la oferta y su demanda se multiplica. “Se necesitan colores optimistas, que nos hagan más felices”, explica la fundadora de los esmaltes Essie, Essie Weomgarten.

Katy Perry fue la pionera de esta moda. Sin pretenderlo, marcó tendencia, cuando colgó en su cuenta de Twitter una foto de sus uñas esculpidas con imágenes de Russell Brand, ahora su exmarido.