• |
  • |

La piel experimenta un cambio dramático a medida que envejecemos, pero el cambio notorio es cuando alcanzamos los 30 años de edad. Una década que trae grandes cambios, la renovación celular empieza a disminuir, aparecen las manchas de sol, las líneas finas aparecen al igual que las ojeras.

Además, el tejido de la piel se vuelve menos elástico y la rutina de belleza debe ser una prioridad. Si quieres darle a tu piel el cuidado que necesita, presta atención a estos tips que deberás incorporar a tu rutina.

Limpiar, tonificar y humectar

Puede parecerte básico, pero es algo muy importante de recordar. No debes descuidar tu régimen diario. Limpia, tonifica y humecta preferentemente con productos con un pH balanceado y apropiado para tu edad.

Los limpiadores con ácidos de hidroxilo son una gran opción, ya que aceleran la renovación celular. Usa un tónico para completar el proceso de limpieza y sigue la rutina con un sérum con vitamina C o aceite facial para humectar la piel.

No olvidar el protector solar

Si has sido consistente en tus 20 con el protector solar, probablemente no notes grandes cambios en tu piel a los 30. Si no es el caso, ¡nunca es tarde para empezar! Los rayos UV son muy dañinos para la piel, por eso el protector debe ser parte de tu rutina diaria. Elige un factor de amplio espectro con propiedades hidratantes para mejores resultados.

Tratamiento nocturno

Durante la noche debes repetir la misma rutina. Puedes comenzar con el limpiador y el tónico. En vez de humectar y aplicar protector solar, aprovecha el tiempo para tratar problemas específicos.

Concentra tu rutina nocturna en la piel alrededor de los ojos y en las arrugas. Aplica una crema de ojos que contenga cafeína y retinol para tratar la inflamación y promover la producción de colágeno. Para el resto del rostro, también procura aplicar productos con retinol para prevenir las arrugas.