•  |
  •  |

¿Cuál prenda te sienta mejor? Estas prendas son imprescindibles en tu maleta, y este año arrasan los diseños ‘vintage’. La regla de oro cuando se trata de un modelo de baño es esconder o disimular lo que menos nos gusta. El biquini, obviamente, es el que más favorece cuando tienes un cuerpo firme y de piel tersa; no obstante, no hay por qué renunciar a él por cuestiones de edad. Basta con escoger el modelo adecuado, desde los mini (apenas unos triángulos para tapar lo imprescindible) hasta las tanguitas que llegan casi a la cintura, las cuales son ideales para un cuerpo con curvas.

Si tienes la espalda ancha, opta por uno anudado al cuello con escote recto. Si tienes mucho pecho, es mejor utilizar el escote en uve, con tirantes anchos, y de color oscuro. El traje de baño resulta muy cómodo para nadar. Es una buena opción para estilizar la figura y disimular un vientre que no sea demasiado plano, especialmente si optas por un modelo de caderas altas, porque tiende a alargarlas piernas. Si tienes poco pecho, escoge mejor el biquini, porque lo realza.

El triquini se ha impuesto últimamente, a pesar de que es la prenda más difícil de llevar: queda maravillosamente o queda fatal. Los que tienen la tira central ancha estilizan mucho la figura. Mejor no lo escojas, si no tienes las piernas largas y el pecho alto y firme. Si estás demasiado delgada es una buena opción.

¿Y el color?

Los estampados o colores ácidos no favorecen, si tienes demasiado pecho y si tus caderas son anchas. Por el contrario, las rayas verticales tienden a estilizar. Los tonos claros y brillantes suelen sentar mejor a las morenas y los oscuros, especialmente los azules y verdes, a las rubias. El rojo y el negro son una buena opción para ambas.

Un consejo

Un pareo, anudado bajo la línea de la cintura y a un lado, disimula unas caderas anchas y favorece tanto con un traje de baño como con un biquini. Mejor no lo utilices con el triquini, puede quedar muy recargado. El traje de baño es una buena alternativa, como ‘body’ con unos shorts de cintura baja o unos vaqueros rectos para una comida en la playa.

Atrévete con los biquinis con faldita tableada o volante, que sugieren, pero no enseñan; son ideales si a un dado caso tienes bastante caderas como si no. ¡Es el glamour de los años 40!