•  |
  •  |

La retención de líquido es un tema que nos afecta a la gran mayoría de las mujeres a lo largo de nuestras vidas. Unas padecen de este mal más a menudo que otras, pero independientemente de cuándo sea, no nos salvamos de él. Yo he logrado conocer en detalle sobre este problema durante mi maternidad, especialmente en los últimos meses de la misma, y por tal motivo he realizado un poco de investigación y he probado diversos medios para evitarlo o bien reducirlo. El día de hoy comparto con ustedes algunos tips y recomendaciones que pueden serles de utilidad si están actualmente padeciendo de este mal o bien para conocer cómo combatirlo cuando toque su turno:

Reduce la ingesta de alimentos salados. La sal es uno de los principales medios por los cuales tu organismo puede estar reteniendo líquido. Te sugiero que procures reducir el consumo de la misma en tu alimentación y a la vez reducir el consumo de alimentos que sean altos en este particular, como pueden ser los quesos.

¡Hidrátate! Tomar mucha agua te ayudará a eliminar la toxina y a la vez las sales que tienes en el organismo. Consumir una buena cantidad de agua mientras estés reteniendo líquido te ayudará a eliminar la sal. Así es que si estás padeciendo de retención, aumenta tu consumo de agua.

Consume té. El té de Jamaica o té de manzanilla también son perfectos aliados para este particular. Lo que yo hago es mezclar en un botellón grande mitad té de Jamaica y mitad agua, y paso consumiéndolo todo el día. Ojo, si puedes consume el té sin azúcar, ya que el azúcar en grandes cantidades es malo para mantener la línea.

Masajes linfáticos. Los masajes linfáticos son excelentes para ayudar con la circulación, hay que recordar que muchos de los problemas de retención se deben a la mala circulación, por lo cual si tienes el tiempo y el presupuesto te recomiendo altamente darte tu ayudadita con estos masajes que a mí me han sido de gran utilidad.

Eleva los pies por las noches. Subir los pies y ponerlos en alto, aunque suena cuento de la abuela, funciona y funciona muy bien. La lógica es que el problema, como ya lo mencioné, tiene que ver con mala circulación. Al ponerlos en alto ayudas con la circulación de tus piernas. En las mujeres embarazadas esto pasa muy seguido porque el bebé ocupa mucho espacio en nuestro estómago y presiona venas o arterias que son las que bombean la sangre para que suba. Al estar obstruidas por el mismo bebé, esto causa la retención.

Siguiendo estas cinco recomendaciones les aseguro que tendrán mejores resultados cuando estén con problemas de retención de líquido. Espero que les sean de utilidad a como a mí me han funcionado.