•  |
  •  |

Aunque estaba convencida de que sería arquitecta, un día decidió cambiar esa idea porque se empeñó en dedicarse al marketing, una profesión que asegura solo le deja satisfacciones.

Mayela Porras se graduó como licenciada en mercadeo y publicidad, cuenta que su primer trabajo fue como asistente de la gerente de mercadeo y ventas de una turoperadora, posteriormente una agencia de publicidad la contrató como ejecutiva de cuenta y después llegó a Banpro.

“Allí (en el Banpro) fui creciendo, porque entré como ejecutiva de inteligencia y desarrollo de producto, pasé a cuentas claves, luego a la gerencia de medios de pago y después a mercadeo de publicidad, también en esa gerencia, durante tres años y medio”, confiesa. Ya en Nissan, como gerente de mercadeo, ha construido una sólida carrera en la que ha efectuado novedosos eventos para promover la marca.

Hoy, esta ejecutiva nos cuenta más sobre los diferentes ámbitos donde se relaciona.

¿Qué te apasiona del marketing?

La publicidad me encanta. Interactuar con los clientes y los medios de comunicación, me he dado cuenta que me gusta y no lo sabía. Antes era tímida, me fui soltando, el trabajo te hace relacionar y hacer más contactos. En el mundo de la publicidad, estás en constante evolución.

¿Naciste para esto o considerás que podrías sentirte cómoda en otra cosa?

Pasé toda mi vida hasta quinto año de secundaria creyendo que estudiaría arquitectura, a medio año cambié de parecer y decidí que estudiaría mercadeo y publicidad. Hoy no me veo en otra cosa, porque lo que escogí verdaderamente me apasiona, obviamente hay un estrés que se disfruta.

¿Alguna vez fuiste modelo?, porque tenés la estatura perfecta...

En mi época universitaria fui modelo de protocolo, para anuncios y fotografías. Era algo que me gustaba, pero no a lo que quería dedicarme. De hecho, trabajé con Marianela Lacayo con su agencia, pero los concursos de belleza no eran lo mío.

¿Qué podrías decir de tu etapa como mamá?

Ha sido una de las sorpresas de mi vida, pero, sin duda, una de las etapas más lindas. Haber tenido a mi hijo es una de las cosas que más me impulsa día a día, el hecho de querer hacer las cosas bien para que él siempre se sienta orgulloso de mí. Es un niño súper noble, inteligente y maduro; todos los días disfruto de eso, ya tiene seis años.

Ser mamá ahora no es igual respecto a algunas décadas atrás…

Sí, el mundo ahora está muy globalizado y hay mucha libertad, pero los valores deben mantenerse y transmitirse a los niños, se debe apreciar la libertad sin libertinaje. En este mundo tan tecnológico te privan de cosas lindas. Estos tiempos son diferentes, ahora hay apertura a cosas que antes se conjeturaban mucho. Eso me gusta pero pido a Dios que cuando mi hijo sea adolescente, pueda lidiar bien con eso y me vea como una figura de confianza; más como su amiga que como su mamá.

¿Qué cosas te dan felicidad?

Sin lugar a dudas una de las mayores cosas que me hacen feliz, es ver a mi hijo realizado, que tenga su propia personalidad; mi trabajo me aporta mucha felicidad, me apasiona, y si tengo un proyecto que salió bien, eso me hace muy feliz. Tener a mi familia con salud, especialmente porque mi mamá pasó por un cáncer. Mi pareja también, aunque está lejos siempre son emocionantes los reencuentros. Acercarme a Dios… porque todo lo que ha pasado en mi vida, me ha sucedido por alguna razón. Después cuando el tiempo pasa, uno se da cuenta de que el tiempo de Dios es perfecto.

¿Cambiarías algo de los momentos poco agradables?

De nada sirve cambiar algo porque todo lo que te hizo caer y tropezar, te hacen un mejor ser humano, porque la vida se trata de caer y levantarse. Sin esos tropiezos, no sería quien soy ahora.

¿Te gusta planificar a largo plazo?

Vivo el día a día, todos los días hay algo nuevo que aprender, pero también es importante planificarte; en el trabajo se necesita estrategia y planificación, para que todo salga bien. La industria automotriz es súper dinámica, todos los días hay un término nuevo. En Nissan como marca se aprende mucho, los cargos no son para siempre, pero mañana me sentiré orgullosa de haber trabajado acá.

 

1 HIJO de seis años de edad tiene esta guapa ejecutiva.

 

Una diseñadora en potencia

Mayela Porras
Edad: 29 años
Profesión: licenciada en marketing y publicidad

 

Para Mayela Porras lucir femenina es algo que disfruta mucho, cuenta que su ‘hobby’ escondido es el diseño de moda: “Me gusta ir a las tiendas de las telas y hago mi propia ropa; nunca lo he tomado en serio, pero siempre me documento. He pensado muchas veces seguir diseñando, pues mis amigas siempre me están animando. Tengo la facilidad de saber para qué funciona cada tela”.