•  |
  •  |

¡Hola, amigas lectoras! Hoy he querido compartir con ustedes diversos tips que me fueron de gran utilidad en mi experiencia de embarazada. Ya tengo entre mis brazos a mi preciosa Mía Sofía: quiero compartir con ustedes lo que me funcionó y considero que fue importantísimo para llevar un embarazo saludable.

Déjenme decirles que “maravilloso” podría ser la palabra ideal para describirlo. Considero que mi embarazo fue tan maravilloso, porque mi cuerpo estuvo saludable desde el primer día en que quedé embarazada, y eso es importantísimo para no tener tantas complicaciones a lo largo de las 40 semanas (que al final ya se sienten eternas).

Antes del embarazo

Si puedes prepárate para la maternidad, trata de mejorar tu estilo de alimentación e ingresa a una rutina de ejercicio. Y si es posible, procura bajar un poco de peso para que esas libritas que bajes te ayuden a compensar las que subirás durante el embarazo. Empieza a tomar ácido fólico en compañía de tu pareja, desde unos tres meses antes de ser posible, e hidrátate lo más que puedas en ese periodo. Asimismo, aplícate cremas y aceites desde el momento en que sepas que quieres pedir bebé. Mientras más hidratada tengas tu piel, mejor será para reducir el riesgo de que te salgan estrías.

Durante el embarazo

Olvídate de los mitos que hay que comer por dos: eso es una completa mentira. Con tu alimentación regular, balanceada y debida estarás dándole a tu bebé lo que requiere. Si puedes tener a un especialista que guíe tu alimentación durante este tiempo, sería genial; si no puedes, hay mucha lectura en internet que te puede ser útil. No te desates con los antojos, pues todo mundo es especialista en decirte que hay que disfrutar y gozar; sin embargo, recuerda que después de los 9 meses la que queda llorando y sufriendo por todo ese peso demás eres tú. Igualmente, engordar mucho te puede causar muchas complicaciones al finalizar tu embarazo, como la preeclampsia. ¡Toma muchísima agua! Es elemental para tu bebé y para tú, además que te ayuda a mantenerte saciada. Come muchas frutas, pues estas contienen muchas vitaminas importantes y son excelentes como meriendas. La última recomendación: mantente activa, cuando digo activa es hacer algún tipo de actividad física que te ayude a ejercitarte durante tu embarazo. No hay que correr maratones, como tampoco acostarse durante 9 meses. Encuentra un balance, algo que te haga trabajar, pero no te desgaste mucho. El ejercicio te mantendrá activa, y te ayudará a darte energía y mantenerte físicamente igual.

Estas son algunas recomendaciones que, basada en mi experiencia, considero las más importantes. Más adelante les estaré compartiendo sobre la recuperación después del embarazo, una vez que llegue a esa etapa.