• |
  • |

Muchas personas invierten diariamente varios minutos de su tiempo en maquillarse, pero… ¿qué hay del proceso inverso? Aunque a veces el cansancio y la pereza quieran apoderarse de la voluntad, hay que desmaquillarse para tener un rostro bonito y saludable.

María Segurado, jefa de la Sección de Dermatología en el Hospital Sureste de Arganda del Rey y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología; y Elena Soria, doctora en medicina estética de la Clínica Menorca, explican a EFE Salud las claves de esta parte fundamental del cuidado de la piel.

¿Por qué hay que desmaquillarse?

“Cuando nos maquillamos, ponemos sustancias extrañas en nuestra propia piel y esto crea una película que hace que el poro no esté relacionándose con el medio ambiente de forma correcta", asegura la doctora Soria. Es una cuestión de higiene y prevención. "Una persona que no se desmaquilla va envejecer antes y tendrá una piel sucia y seca", añade la especialista en medicina estética.

Cuando el cutis tiene alguna patología, el problema puede empeorar si el maquillaje no se elimina debidamente. En una piel con acné, se puede producir un brote más fuerte y, de igual manera, una piel predispuesta a padecer dermatitis, se puede resecar y aumentar la sensación de picor.

No retirar el maquillaje impide que cualquier otro producto que se aplique en la piel no actúe. María Segurado sostiene que no desmaquillarse contribuye al envejecimiento prematuro, porque en una piel sucia, “las cremas o los productos de belleza que utilizamos como antimanchas o antiarrugas no se absorben bien y no cumplen su función".

Una rutina para todos

La dermatóloga afirma que para cuidar la piel y mantenerla sana y sin problemas, hay que empezar por su limpieza. Ambas expertas hacen hincapié en que necesita ser lavada dos veces al día, preferiblemente, al levantarse y al acostarse.

Por la noche, la piel tiene que estar limpia, porque durante el sueño mejora la circulación y se produce su regeneración celular.

Por la mañana, con frecuencia aparece sebo fruto de los procesos que se han producido en la piel durante la noche y para eliminarlos recomienda "limpiar la cara con agua o con algún tónico refrescante antes de aplicar el tratamiento de día o la protección solar".

Soria recuerda que hay que lavarse la cara aun cuando se haya usado maquillaje o no, "tanto por lo que expulsa la piel como por la contaminación que se va depositando y no percibimos".

¿Cuál es tu producto de desmaquillado?

Se puede escoger entre aguas micelares, leche limpiadora, toallitas o jabones, entre otros. Aunque elegir un desmaquillante es una cuestión de preferencias, existen recomendaciones que atienden a las características de la piel.

Tipos DE PIEL

Piel sensible. La especialista en medicina estética Elena Soria señala que cuando se trata de una piel con muchas rojeces y con tendencia a irritarse la clave es utilizar productos limpiadores que contengan sustancias calmantes.

Piel grasa. Las pieles grasas suelen requerir productos en gel o en mousse, que hacen espuma, porque "retiran un poco la grasa y dejan la piel con menos brillo", apunta María Segurado.

Piel seca. Productos de limpieza que contribuyan a la hidratación del rostro, como la leche limpiadora.

SI deseas utilizar jabón para desmaquillarte, tiene que ser sin detergentes.

NO es recomendable desmaquillar los ojos con cualquier crema o toallita, sino un especial para ojos.