•  |
  •  |

A las mujeres les encanta comprar: esa es su naturaleza, sentir pasión por las prendas, los zapatos o los accesorios de moda o por cualquier artefacto para el hogar, ya que no hay límites.

Todas se alegran cuando hay ofertas o descuentos. Si bien en algún momento se han dejado llevar, han gastado más de la cuenta o han comprado algo que no necesitas, lo cierto es que la compra compulsiva puede convertirse en una adicción. Estas son algunas de las características que te ayudarán a saber si eres una compradora compulsiva:

Sensación al comprar

Los compradores compulsivos experimentan una sensación de adrenalina antes de comprar, luego tienen un sentimiento de alivio y placer una vez hecha la compra. Puede ocurrir que la persona después sienta culpa o reproche por no haber controlado su impulso. Claro que todas nos hemos dejado llevar en algún momento y no hay nada de malo en darse un gusto. El problema es cuando realmente no se puede afrontar ese gasto y no se sabe cómo controlar ese deseo de comprar.

Esconder las cosas

Una actitud que puede ayudarte a saber si eres una shopaholic, es si escondes las cosas que compras.

Si luego de comprar, escondes las prendas y sacas las etiquetas es una señal de que sabes que es algo que no deberías haber hecho, pero que no puedes controlarlo. Si tienes esta actitud es probable que el problema sea serio.

No ahorrar dinero

Otra actitud que define a un comprador compulsivo es el hecho de no poder ahorrar dinero. Si estás ahorrando para algo en especial o quieres empezar a guardar dinero para tu futuro, pero no puedes hacerlo porque necesitas gastarlo de inmediato; esta es una señal de que no puedes controlarlo. Es bueno identificar si es realmente un problema que debes resolver, para que no te perjudique en tus gastos o metas.